jorgegarcia copia
Blogs Tribuna, 

Incrementar la productividad en el trabajo

Jorge García, consultor certificado Método FASE
BDSProtagonistas

Cuando comienza el año, por su interés, me gusta recordar esta reflexión del libro Atomic Habits, de James Clear: «Nuevos objetivos no implican nuevos resultados. El estilo de vida, sí. Y un estilo de vida es un proceso, no un outcome. Por eso, toda tu energía debería centrarse en construir mejores hábitos, no en perseguir mejores resultados».  Arrancamos el inicio de un nuevo año, otro más donde empezamos cargados de grandes objetivos y buenas intenciones. Pero como otros muchos años, en poco tiempo habremos olvidado o desistido en muchos de esos grandes propósitos. Por el contrario, elevaremos nuestros niveles de estrés y aceptaremos, una vez más, que el estar sobrepasados es algo normal para nuestro nivel de responsabilidad. A veces nos paramos a reflexionar llegando a grandes ideas y llenándonos de objetivos y planes, pero seguimos fallando en el factor más determinante para lograrlos: nuestra capacidad de organizarnos, es decir, gestionar nuestro tiempo y encontrar formas de incrementar la productividad.

Mi experiencia como coach del Método FASE ® me ha enseñado que no hay recetas mágicas, pero si se dedica tiempo y se convierte en un objetivo en sí mismo, siempre, siempre hay premio.  Aprovechemos el arranque del año para reflexionar sobre las cinco formas de incrementar la productividad de la empresa y la efectividad y gestión del tiempo que enumero a continuación:

1.- Gestiona tu energía proactivamente

«No gestionamos tiempo, gestionamos energía»

El cuidado y atención que dedicamos a nuestros niveles de energía física, cognitiva, emocional y colectiva afecta directamente la calidad de nuestras horas. Mantener un buen nivel de energía es crucial para la productividad; ocho horas con energía óptima superan en rendimiento a diez con niveles bajos. Debemos estar muy atentos a nuestros niveles de energía y planificar todo aquello que nos hace mejorarlos (descanso, alimentación, deporte, estado emocional y cognitivo).

2.- Evita las distracciones en el trabajo: elimina robatiempos y malos hábitos

«No nos falta tiempo, nos sobran distracciones»

En puestos de alta responsabilidad, es esencial comprender nuestras propias distracciones y la forma en que perdemos el tiempo, ya que no podemos permitirnos desperdiciarlo. A menudo, las personas no somos conscientes de las distracciones que generamos nosotros mismos. Hemos introducido una forma de trabajar donde atendemos muchos temas personales durante el periodo laboral, con el uso de la tecnología. Sin embargo, si aspiramos a invertir en el trabajo las horas justas y necesarias, debemos evitar esa práctica. Es crucial aprender a decir no a ciertas demandas, no dejarnos llevar por “m&m’s laborales”, que nos producen la falsa sensación de productividad debido a la saturación de correos electrónicos, reuniones, teléfonos móviles y mensajes de aplicaciones de trabajo.

3.- Enfócate en lo realmente importante

Somos adictos a la inercia y a dejarnos llevar por el día a día, sin llegar a priorizar. Olvidamos la base del principio de Pareto: existe un 20% de temas que nos llevan al 80% de los resultados. De ahí que tratar de identificar ese 20% por escrito nos lleve a muchas más posibilidades de acierto. Ese 20% marcará hacia dónde tenemos que dirigir nuestro esfuerzo y dónde no podemos errar. Para trabajar de manera coherente e intencional, debemos identificar nuestras acciones prioritarias y dirigir nuestra energía hacia ellas de forma consistente en el tiempo. La consistencia gradual nos lleva al éxito.

 4.- Créate hábitos que te lleven a ser productivo

«Nosotros no decidimos nuestro futuro. Nosotros decidimos nuestros hábitos y nuestros hábitos deciden nuestro futuro»

Esta cita marcó un punto crucial en mi vida al hacerme consciente de la importancia de los hábitos para la productividad. Muchos de mis clientes directivos y empresarios también se ven atrapados por hábitos poco efectivos. Establecer hábitos clave puede garantizar la efectividad en cualquier situación, aunque crearlos requiere un esfuerzo inicial. Paralelamente, debemos eliminar hábitos que nos obstaculizan. Los hábitos que nos ayudarán a ser efectivos incluyen mantener altos niveles de energía, ganar tiempo y planificar con prioridad desde el mes hasta el día.

5.- Dedica tiempo a pensar cómo te organizas y planificas tu tiempo  

 Tan sencillo como suena, pero tan importante como el resto. Una de las mejores estrategias de productividad es bloquearte un momento de la semana donde pienses sobre cómo te has organizado, qué te ha ido bien, qué te ha ido mal y en qué quieres mejorar la próxima semana. Así irás mejorando la productividad progresivamente.

Productividad laboral y personal 

Irónicamente, dedicamos mucho tiempo a aprender infinidad de materias y conocimientos sobre temas laborales pero muy poco a lograr desarrollar esta competencia, que es la base de nuestra propia mejora y evolución.

Para empezar este camino de mejora personal en nuestra efectividad y gestión del tiempo, hacen falta dos cosas:  disponer de una metodología personal  y la la actitud de la personal. El resultado final siempre merece la pena. Hablaremos de ello, de nuestra experiencia del  Método FASE ®  co-creado junto con nuestros clientes, el jueves 22 de febrero en el ‘Encuentro de Corredores y Corredurías de Seguros‘ de la Semana del Seguro.

¿Te resulta interesante? Compártela: