Inicio | Noticias | «Hay que desechar los antiguos modelos de liderazgo masculino y apostar por medidas de conciliación»
“Hay que desechar los antiguos modelos de liderazgo masculino y apostar por medidas de conciliación”
Noticia, 
Teresa Rivera Sánchez, directora técnica de Empresas en Fidelidade

«Hay que desechar los antiguos modelos de liderazgo masculino y apostar por medidas de conciliación»

ProtagonistasREDEWI

Toda la vida en el sector asegurador “incluso antes de que fuera tan glamuroso”. Teresa Rivera Sánchez, directora técnica de Empresas en Fidelidade, conoce como la palma de su mano el mercado. Lo reconoce “apasionante y en evolución permanente”. Además, está en un momento “que le obliga a reinventarse”. En su apuesta sabe que va por el buen camino también en diversidad, aunque “no estaría mal que se empezaran a desechar los antiguos modelos de liderazgo masculino en determinados puestos”. “Empezar a apostar por medidas de conciliación que faciliten la paridad en las responsabilidades familiares”, algo -asevera, “que posiblemente animaría a algunas mujeres en su carrera hacia puestos directivos”.

Cuéntanos un poco tu trayectoria y evolución dentro de Fidelidade ¿Cómo empezaste en seguros y qué te atrajo de este trabajo?

Comencé en una compañía española de seguros, desaparecida ya, cuando la presencia de las mujeres en nuestro sector era casi anecdótica y trabajar en seguros no tenía el glamour que tiene ahora (risa). Pero me gustó tanto que participé en numerosos proyectos, primero en el área de suscripción y después en la de siniestros. Guardo muy buen recuerdo de aquellos comienzos, fueron para mí una auténtica escuela de seguros, donde me formé en este mundo que es apasionante.

Después de algunos años (y dos fusiones) me llegó el momento de cambiar de aires y encontré mi sitio en Fidelidade, que entonces empezaba su andadura por España. Enrolarme en una aseguradora de este calibre en Portugal, que comenzaba prácticamente de cero en España, suponía todo un reto para mí, que lo veía además como un lugar para desarrollar mi carrera profesional.

Y así, sin darme cuenta, han pasado ya veintidós años y han sido muchos los proyectos en los que hemos ido creciendo a la vez. El último, el proceso de internacionalización y transformación digital que estamos viviendo con mucho entusiasmo.

Este sector está en evolución permanente, creando nuevas oportunidades de colaborar con la sociedad que nos rodea, en una búsqueda continua de soluciones para resolver problemas que afectan al día a día tanto de particulares como de empresas.

¿Cuáles son tus actuales objetivos y desafíos como directora técnica del Negocio de Empresas?

Ahora mismo en la Dirección Técnica de Empresas estamos embarcados en un proyecto de digitalización muy concentrado en la creación de procesos que mantengan y mejoren el servicio de nuestra entidad hacia nuestros clientes. También trabajamos en el desarrollo de nuevos productos con un alto contenido digital, que den respuesta a las necesidades actuales de nuestro entorno.

Covid-19 versus transformación

La gestión durante la Covid-19 habrá sido complicada ¿cómo habéis llevado este año de pandemia y qué lecciones habéis aprendido? ¿Y en tu departamento en concreto?

Afortunadamente tomamos la decisión de que la plantilla teletrabajara antes de que se llegara a producir el estado de alarma para preservar la salud de nuestra gente, lo que puso a prueba nuestras capacidades tecnológicas con muy buen resultado. Los sistemas informáticos y el equipo de IT hicieron un gran esfuerzo para que todo funcionara bien desde el principio. Hubo mucha colaboración por parte de todos los que integramos la compañía, tanto en España como en Portugal, para conseguir un funcionamiento pleno y considero todo un logro haberlo conseguido, dando el mismo servicio que teníamos antes de la pandemia.

El trabajo a distancia nos ha enseñado que las organizaciones necesitan mucha organización, disciplina, confianza y comunicación con los equipos para obtener buenos resultados. En mi dirección en concreto, con esfuerzo hemos intentado no penalizar la productividad y mantener el buen servicio a nuestros clientes.

¿Cómo ves el futuro del sector asegurador ante el momento de transformación que vivimos en todos los sentidos (Covid-19, digital, cliente)? ¿principales retos?

Creo que nuestro sector tendrá que reinventarse: buscar soluciones de productos y servicios para la nueva realidad que estamos viviendo (pandemias, digitalización, cambio climático, ecología, etc).  Esta transformación está originando nuevas oportunidades, pero también nuevos riesgos en la sociedad.  Y dar soluciones a estos riesgos emergentes, más allá de la oportunidad de negocio, es una obligación para el mundo asegurador.

En esta transformación: ¿cuáles crees que son las virtudes que deben definir a los líderes y a los equipos?

Las aptitudes más importantes para liderar bien un equipo pasan por comunicar claramente los objetivos, demostrar confianza en el trabajo que realizan sus integrantes, asumir responsabilidades y tomar decisiones asertivas. Pero al mismo nivel pondría la capacidad de fomentar la cercanía y favorecer la empatía como fórmulas para lograr la implicación, el compromiso y, por qué no, conseguir que todo el equipo se apasione por lo que hace.

“El trabajo a distancia nos ha enseñado que las organizaciones necesitan mucha organización, disciplina, confianza y comunicación con los equipos para obtener buenos resultados”

Un cambio en los roles

Teletrabajo, trabajo flexible, retribución por objetivos… estas palabras ya forman parte del día a día de los empleados y empresas ¿cómo ha cambiado desde tu visión la forma de trabajar en las compañías y qué se quedará en el futuro?

Desde que comencé se han ido incorporando al panorama laboral numerosas novedades. El teletrabajo ha revolucionado la sociedad, aunque debemos ser conscientes de que no siembre es posible y se debe continuar trabajando para conseguir fórmulas modernas que favorezcan la conciliación entre las necesidades personales y empresariales.

Naturalmente, este nuevo panorama requiere que existan objetivos claros y concretos para los trabajadores, cuyo cumplimiento influirá directamente sobre la retribución salarial.

“El teletrabajo ha revolucionado a la sociedad. Pero debemos ser conscientes de que no siembre es posible. Hay que trabajar para conseguir fórmulas modernas que favorezcan la conciliación”

Y estos cambios ¿cómo crees que repercutirán en el talento femenino? ¿serán el impulso para que sea más fácil llegar a puestos de liderazgo? ¿qué otras medidas crees que se deben incluir para que esto cambie?

En la actualidad se está produciendo un cambio en los roles de los puestos en las empresas y la digitalización está ayudando a ello. La mujer tendrá un papel fundamental en el desarrollo económico de las empresas en los próximos años. El liderazgo, la capacidad organizativa, la empatía, la flexibilidad, el optimismo y la productividad forman parte del talento femenino. Y las empresas no podemos desperdiciar estos atributos. Va a ser necesario que las entidades sigamos promoviendo la igualdad de género con planes específicos y concretos.

“La mujer tendrá un papel fundamental en el desarrollo económico de las empresas en los próximos años. El liderazgo, la capacidad organizativa, la empatía, la flexibilidad, el optimismo y la productividad forman parte del talento femenino”.

Barreras: educacionales y emocionales

¿Desde tu punto de vista cuáles crees que son las barreras (si las hay) que encuentran las mujeres para dar el paso y apostar por la alta dirección?

A lo largo de mis años de experiencia en la gestión de equipos he identificado factores emocionales y educacionales que han influido en la decisión de las mujeres de asumir puestos directivos con más frecuencia que entre los hombres. Parece que todavía las mujeres asumimos una implicación mayor en la organización de la economía doméstica, la educación y atención de los hijos o a nuestros mayores, entre otras muchas responsabilidades. Circunstancias que, unidas a las limitaciones que tradicionalmente arrastramos en la flexibilidad laboral y en las fórmulas de conciliación, constituyen aún hoy una barrera clara que en ocasiones disuade a las mujeres para acceder a estructuras directivas.

Formáis parte de #RedEWI por lo que la apuesta de Fidelidade por la igualdad es clara: ¿Cómo trabajáis la diversidad? ¿Cuéntanos algunas de las acciones que trabajáis desde la compañía?

En Fidelidade sabemos que nuestra gestión empresarial ha de ir en consonancia con las necesidades y demandas de la sociedad. Nuestra organización es consciente de que las desigualdades no solo se manifiestan por motivo de género, sino que existen otros factores que agravan dicha desigualdad. Por ello, las políticas que desarrollamos están basadas en un enfoque de igualdad en su más amplio espectro, reconociendo la igualdad de oportunidades independientemente de factores como la edad, la funcionalidad, la identidad de género, la orientación sexual, el origen, la religión o las ideas políticas.

En concreto, la representación femenina en la compañía asciende al 57,5%, algo más del 4% de personal posee capacidades diferentes y nuestra plantilla está compuesta por personas de siete nacionalidades y orígenes étnicos diferentes. Nuestro objetivo es posicionarnos como una empresa modelo, comprometida con llevar a cabo una práctica empresarial libre de discriminaciones de género y contribuyendo al avance hacia una sociedad en la que la igualdad sea real y efectiva para todas las personas. Por ese motivo promovemos la contratación de personas diversas, sensibles y multiculturales, se llevan a cabo procesos de evaluación de desempeño transparentes que favorecen la igualdad de oportunidades y promovemos una cultura de compromiso, confianza, apoyo, respeto e inclusión.

¿Crees que es el sector asegurador es un sector diverso e inclusivo o crees que debe cambiar en algunos aspectos?

En general, creo que estamos en un sector inclusivo en el que el número de mujeres cada vez es más elevado y que está en proceso de cambio. Aun así, todavía queda mucho camino por recorrer. Por ejemplo, no estaría mal que se empezaran a desechar los antiguos modelos de liderazgo masculino en determinados puestos y apostar por medidas de conciliación tanto para hombres como para mujeres que faciliten la paridad en las responsabilidades familiares, algo que posiblemente animaría a algunas mujeres en su carrera hacia puestos directivos.

“Estoy impaciente por recuperar los pequeños placeres”

Por último, ¿Cuáles son tus retos personales y profesionales, hobbies, etc.? Háblanos de ti.

En mi faceta profesional reconozco que estoy viviendo una época muy plena, abordando nuevos retos que me permiten seguir desarrollándome y aportando valor a mi entidad. En lo personal, posiblemente debido fundamentalmente a la pandemia, valoró aún más los acontecimientos que formaban parte de mi vida cotidiana y, sin embargo, ahora son casi imposibles de realizar con normalidad como organizar vacaciones a los confines del mundo, reunirme con mi grupo de pilates, juntarnos toda la familia a celebrar los cumpleaños o sencillamente sentarnos todos los amigos en una terraza para comentar el último libro que nos hayamos leído. Estoy impaciente por recuperar estos pequeños placeres.

¿Te resulta interesante? Compártela: