Inicio | Noticias | Hacia la japonización de la Zona Euro
Hacia la japonización de la Zona Euro
Noticia, 

Hacia la japonización de la Zona Euro

Uno de los debates que ha ganado mayor trascendencia en el mercado a lo largo de las últimas semanas es la potencial japonización de la Zona Euro, especialmente tras los últimos datos macroeconómicos de sesgo negativo que han incrementado el riesgo de recesión. Y es que todo esto está conviviendo en un entorno donde las condiciones monetarias del BCE siguen siendo tremendamente expansivas, con un tipo de depósito en el -0,4% y un volumen de compra de activos que ya se sitúa por encima del 20% del PIB.

Lo cierto es que este debate tiene una base lo suficientemente sólida como para que, por lo menos, pueda ser planteado. Y es que los “parecidos razonables” entre la Zona Euro y Japón han aumentado a lo largo de los últimos años, tanto en el apartado de política monetaria, como en ciertos desarrollos macro.

En el primer punto, destaca la notable similitud en la evolución del tipo de intervención entre el BCE y el BoJ desde el inicio de sus respectivas crisis (ver gráfico), lo que también se refleja en el comportamiento de las curvas de gobierno.

Evidentemente, semejantes similitudes sólo tienen sentido si existen parecidos macroeconómicos razonables. En este apartado, no sólo habría que mirar el notable estancamiento de las lecturas de inflación que presentan ambas economías, especialmente en Japón, sino en los fundamentos que respaldan esta tendencia.

Así, destacarían factores netamente estructurales, como el envejecimiento paulatino de la población o la falta de productividad. En cualquier caso, también conviene “excavar” un poco en las cifras agregadas, sobre todo si consideramos que la Zona Euro es una economía compuesta por 19 países, con sus propias luces y sombras. En este sentido, se puede observar que la posición relativa de la periferia europea es la más comprometida en términos agregados, destacando el caso de Italia, donde el estancamiento de la productividad ha sido una constante a lo largo de los últimos años.

"Gráfico

Todo ello, traslada la siguiente conclusión. La experiencia nos dicta que la capacidad de los bancos centrales de poder generar actividad e inflación no deja de ser limitada. En este sentido, es mucho más importante la implementación de las reformas oportunas que puedan potenciar el crecimiento a largo plazo. Sin las mismas, el riesgo de japonización seguirá cada vez más presente y, por extensión, tendremos que seguir sujetos a un entorno de tipos al 0,0%.

 

Francisco de Borja Gómez es director de Análisis de Dunas Capital