Inicio | Noticias | España, ante el Tribunal de Justicia por la fiscalidad a los fondos de pensiones extranjeros
Noticia, 

España, ante el Tribunal de Justicia por la fiscalidad a los fondos de pensiones extranjeros

La Comisión Europea ha decidido llevar a España, y también a Portugal, ante el Tribunal de Justicia de las Comunidades Europeas. La razón es el sistema tributario español por el que los dividendos y/o los intereses pagados a fondos de pensiones extranjeros pueden ser objeto de un mayor gravamen que los dividendos y/o los intereses pagados a fondos de pensiones nacionales.

Bruselas explica que, en la normativa española, las rentas de los fondos de pensiones establecidos en España están exentas y dichos fondos pueden solicitar la devolución de cualquier retención a cuenta que España haya aplicado a sus dividendos. Así pues, los dividendos nacionales que reciban están exentos de impuestos. En cambio, España impone una retención a cuenta del 18% a los dividendos pagados a los fondos de pensiones establecidos en otro lugar de la UE o en los países del Espacio Económico Europeo (EEE) y Asociación Europea de Libre Comercio.

Por todo ello, Bruselas considera que “el mayor nivel de imposición que se aplica a los dividendos pagados a los fondos de pensiones extranjeros disuade a estos fondos de invertir en España y Portugal. Al mismo tiempo, las empresas establecidas en estos países pueden encontrar dificultades para atraer capital de fondos de pensiones extranjeros debido a esta diferencia de régimen fiscal”.

Restricciones a la circulación de capitales

Bruselas detalla que gravar más los fondos de pensiones extranjeros tiene como resultado una restricción de la libre circulación de capitales, garantizada por el artículo 56 del Tratado CE y el artículo 40 del Acuerdo EEE. “En el caso de los fondos de pensiones extranjeros con participaciones de control puede también producirse una restricción de la libertad de establecimiento, garantizada por el artículo 43 del Tratado CE y el artículo 34 del Acuerdo EEE. La Comisión no conoce ninguna justificación de estas restricciones”, añade.

La decisión de la Comisión de llevar a ambos países ante el Tribunal de Justicia se produce después de que las normas fiscales españolas y portuguesas no se han modificado para ajustarse a los dictámenes motivados enviados a España y Portugal el 8 de marzo de 2007.

 

 

¿Te resulta interesante? Compártela: