Inicio | Noticias | El Seguro quiere cambios en la revisión de Solvencia II para mejorar su papel de inversor a largo plazo en la Unión del Mercado de Capitales
Union de Mercado de Capitales
Noticia, 

El Seguro quiere cambios en la revisión de Solvencia II para mejorar su papel de inversor a largo plazo en la Unión del Mercado de Capitales

BDSInternacionalMercado

La Unión de Mercados de Capitales (CMU por sus siglas en inglés) ofrece una importante oportunidad para que las aseguradoras europeas desempeñen un papel aún más importante en la provisión de la tan necesaria inversión a largo plazo para respaldar la recuperación y el crecimiento en Europa, si se solucionan los problemas del marco reglamentario de Solvencia II.

Así lo ha expresado la directora general de Insurance Europe, Michaela Koller, tras la publicación este jueves del plan de acción de la Comisión Europea para la CMU, que dijo acoger con satisfacción, y el cual, como parte de la revisión de Solvencia II, evaluará la forma en que el marco podría modificarse para permitir más inversiones a largo plazo por parte de las compañías de seguros.

«La revisión de Solvencia II debe incluir mejoras específicas pero ambiciosas en la forma en que trata el negocio a largo plazo de las aseguradoras que, a su vez, genera inversiones a largo plazo. Se necesitan mejoras para abordar los defectos de medición de los pasivos y las cargas de capital de los activos, ya que ambos determinan la capacidad de inversión y el comportamiento de las aseguradoras”, recordó Koller.

Activos y pasivos

En cuanto a los pasivos, desde Insurance Europe se insta a que el margen de riesgo y el ajuste de la volatilidad se fijen para no exagerar la valoración de los pasivos a largo plazo y la volatilidad artificial de los coeficientes de solvencia.

En el lado de los activos, señala que es necesario mejorar el tratamiento del capital basado en el riesgo tanto de los activos de acciones como de los de deuda. De este modo, se reconocería correctamente el riesgo real al que se enfrentan los aseguradores: es decir, un rendimiento inferior a largo plazo en lugar de los movimientos del mercado a corto plazo.

“Las mejoras adecuadas permitirán a los aseguradores no sólo mantener, sino mejorar significativamente su papel como los mayores inversores institucionales a largo plazo de Europa, y desempeñar un papel central en la entrega de los beneficios de la CMU”, dijo la directora general.

Pensiones, educación financiera y consumidor

«Nuestra industria -añade Koller- también acoge con satisfacción el reconocimiento por parte de la Comisión del papel que pueden desempeñar las pensiones privadas complementarias para hacer frente a los desafíos que plantea el envejecimiento de la población. Asimismo, la industria acoge con satisfacción el reconocimiento de la importancia de la educación y las competencias financieras, y las medidas propuestas para seguir alentando a los Estados miembros a apoyar la educación financiera”.

Con respecto a la divulgación, la industria acoge con beneplácito la intención de la Comisión de revisar las formas de mejorar la participación del consumidor, la entrega digital y la interacción. Sin embargo, apunta que es fundamental que la Comisión adopte un enfoque holístico para examinar los requisitos de divulgación existentes a fin de abordar la actual sobrecarga de los consumidores.

Distribución

Al mismo tiempo, con respecto a la distribución, el seguro europeo reitera la necesidad de reconocer las ventajas de unas normas de conducta empresarial adaptadas. La participación de los consumidores en la CMU sólo mejorará mediante una reglamentación que dé cabida a las características específicas de los productos de seguros y a los sistemas de distribución de seguros existentes. Por ejemplo, las normas sobre asesoramiento y comisiones deben ser viables para los distribuidores locales más pequeños que dan acceso a la CMU a los clientes minoristas que de otro modo podrían quedar excluidos.

Por último, en lo que respecta a la supervisión, desde la federación europea de seguros se recuerda que EIOPA no necesita más cambios significativos en sus facultades para cumplir su mandato. La Junta de Supervisores debe seguir siendo el principal órgano decisorio, de modo que la responsabilidad última de la supervisión siga recayendo en las autoridades nacionales competentes (NCAs por sus siglas en inglés) y no se socaven los principios de subsidiariedad y proporcionalidad.

«Las autoridades nacionales competentes son elementos vitales del sistema de supervisión, habida cuenta de su experiencia local, su contacto directo con las entidades y, lo que es más importante, su responsabilidad local. Por consiguiente, la actual separación entre la supervisión indirecta de EIOPA y la supervisión directa de las autoridades nacionales es una piedra angular del sistema europeo de supervisión. Además, Solvencia II ya es un reglamento común a nivel europeo y EIOPA tiene suficientes poderes para lograr la convergencia de la supervisión».