Inicio | Noticias | El Seguro mueve ficha ante la crisis de Ucrania
El Seguro mueve ficha ante la crisis de Ucrania
Noticia, 
Smart World

El Seguro mueve ficha ante la crisis de Ucrania

BDSSmart

Hasta la fecha, varias grandes multinacionales del sector han cancelado sus operaciones en el país ruso, entre ellas: Generali, Marsh, Munich Re, Aon o AXA, la última en anunciarlo. El mercado del Lloyd’s será el más afectado y ha sido tajante en sus últimas declaraciones, pondrá en pause el botón de sus coberturas. Además, el mercado no se mantiene al margen y sufre en segunda línea este conflicto. ¿Cómo se observa desde Europa y España? Analizamos desde EIOPA y UNESPA cómo afectará este conflicto.

Los seguros nacen para hacer a las sociedades resilientes y estables. Con este leitmotive no es de extrañar que a medida que se desarrolla la crisis en Ucrania, el Seguro tome parte para no quedarse al margen de este conflicto. Lo único alentador es ver la respuesta mundial para condenar la violencia y ayudar a las personas y comunidades necesitadas.

Hablamos con Petra Hielkema, presidenta de EIOPA, sobre esta crisis y cómo afectará al mercado de seguros: «Antes de Ucrania teníamos una inflación creciente y muchas incógnitas sobre esta inflación todavía perduran», puntualiza.

Pero también había un mercado con más volatilidad, explica: «este es el panorama que se dibujaba antes de la invasión de Ucrania”. Pero, entonces, subraya “sucedió la invasión, que condenamos totalmente; nuestro corazón está no sólo con quienes resisten en Ucrania, sino con todos los refugiados que están en Europa. Tenemos que cuidarlos, pero, al mismo tiempo, tenemos que monitorizar el mercado y es lo estamos haciendo».

La directiva explica que observa «que la preocupación por la inflación se está extendiendo, impulsada por la subida del precio de la energía y esto es algo que no podemos predecir cómo va a evolucionar».

La máxima ejecutiva de la EIOPA es positiva. «Lo primero es tener un mercado robusto», afirma, «y lo tenemos con Solvencia II». «Sería bueno también que aliviáramos un poco los requerimientos de capital en lo que se refiere a inversión a largo plazo pero hemos de estar vigilantes en el resto para que sigamos teniendo una situación robusta porque es la base sobre la que construimos, y ya vemos que funciona».

Petra Hielkema asume la Presidencia de EIOPA

«Nuestro corazón está no sólo con quienes resisten en Ucrania, sino con todos los refugiados que están en Europa. Tenemos que cuidarlos, pero, a la vez, monitorizar el mercado» Petra Hielkema (EIOPA)

Junto a este gran riesgo, en un avance de una entrevista más extensa que publicaremos en Actualidad Aseguradora, Petra Hielkeman añade los bajos tipos de interés y la preocupación ante la jubilación y el ahorro. Sin olvidar los nuevos retos, entre los que está la digitalización: «Que incluye los ciberriesgos y la ciberresiliencia y la sostenibilidad. Que está muy arriba en nuestras prioridades. Los riesgos nuevos son riesgos reales y tenemos que abordarlos juntos».

España, sufrirá los impactos «de la segunda ronda»

«La exposición del Seguro español a activos rusos es ínfima, por no decir inexistente. Ya se trate de títulos de deuda rusa, acciones de empresas de ese país, participación en fondos que invierten ahí, inmuebles o rublos. Los vínculos económicos del Seguro español con Rusia son pocos», afirma Pilar González de Frutos, presidenta de UNESPA, en un artículo de Opinión publicado en el último número de la Revista del Consejo General, Aseguradores.

En este escrito la directiva afirma que las únicas líneas de negocio que podrían percibir de alguna manera la actual inestabilidad política serían los ramos del seguro de crédito a la exportación, el de transportes y el de asistencia en viaje. «Pero incluso en todos estos casos, se prevé una incidencia mínima. Residual».

Por otra parte, recuerda Pilar González, las autoridades europeas han decretado la congelación de los activos de centenares de ciudadanos rusos acaudalados y que mantienen estrechos vínculos con el régimen que encabeza Vladimir Putin. «Los popularmente conocidos como ‘oligarcas’. Esta medida tendrá un impacto mínimo en el Seguro porque estas personas no suelen ser residentes en la Unión Europea».

¿Quiere decir esto que el Seguro español es inmune a lo que ocurra en Ucrania? En absoluto. Aunque sea una industria anticíclica, la actividad aseguradora depende de la marcha general de la Economía. Por eso, todos los desajustes que desencadene la guerra recién iniciada se harán sentir en nuestro sector como efectos de segunda ronda. «El resultado más inmediato es el repunte de la inflación, al que ya asistimos, y que deteriorará el poder adquisitivo de los agentes económicos».

Borrador automático

«Los desajustes que desencadene la guerra recién iniciada se harán sentir en nuestro sector como efectos de segunda ronda» Pilar González de Frutos (UNESPA)

¿Y para el mercado global de seguros?

El mayor mercado de seguros, Lloyd’s, ha advertido que la guerra supondrá un «importante reclamo» para el mercado de seguros este año, pero matiza que sera «manejable». Asevera que está trabajando con el gobierno del Reino Unido para aplicar las sanciones impuestas por la guerra en Ucrania lo más rápido posible, incluyendo la cancelación de la cobertura de seguros de las empresas rusas.

Según revela Lloyd’s, las líneas de negocio más afectadas son la aviación, el transporte marítimo, el crédito comercial y el riesgo político.

Bruce Carnegie-Brown, presidente, declara que los aviones causarían las mayores pérdidas de seguros. Moscú ha aprobado leyes para incautar 10.000 millones de dólares de aviones alquilados a Aeroflot y otras aerolíneas rusas por organizaciones occidentales.

Las siguientes pérdidas más importantes son las relacionadas con los barcos atrapados en el Mar Negro y la interrupción de las exportaciones de cereales y productos agrícolas de Ucrania y Rusia. Algunas pólizas de seguro también cubren el ciberterrorismo patrocinado por el Estado. Carnegie-Brown prevé que se tardaría entre tres y cuatro semanas en resolver las reclamaciones.

«Es razonablemente complejo porque hay muchas líneas de seguros diferentes que operan allí y, de hecho, algunas líneas de seguros son expulsadas por la guerra, hay exclusiones de guerra y otras se incorporan porque hay coberturas de guerra», explica. «Además, hay que superponer el régimen de sanciones, por lo que los propios gobiernos están provocando la cancelación de los seguros como parte del paquete de sanciones contra el Estado ruso».

Lloyd’s, el más afectado

Desde que comenzó la invasión hace un mes, las primas por riesgo de guerra han alcanzado los 300.000 dólares para algunos petroleros que operan en el Mar Negro, según informó la revista Lloyd’s List.

Por otro lado, según una fuente del Financial Times, el mercado de seguros Lloyd’s podría sufrir pérdidas por valor de entre 1.000 y 4.000 millones de dólares. La estimación ya excluye los pagos de las reaseguradoras.

Ya recientemente desde Fitch se ponía de relieve que las aseguradoras y reaseguradoras europeas tienen poca exposición directa a Rusia en sus carteras de seguros y de inversiones; es incluso “insignificante” en cuanto a Bielorrusia y Ucrania.

«La cobertura de riesgos en Rusia por parte de las reaseguradoras globales suele representar menos del 2% de sus primas brutas. Mayoritariamente se da en líneas especializadas, como energía, marítimo y aviación y normalmente está suscrita a través de sindicatos de Lloyd’s. Las reaseguradoras globales también están expuestas a través de tratados de reaseguro estándar, pero estos suelen contener exclusiones de guerra.

El Seguro toma partido

Desde que comenzó el conflicto algunas compañías y brokers han dado el paso y han decidido suspender sus operaciones en Rusia. Una de las primeras en anunciarlo fue Generali, que comunicó que renunciaba a los puestos que ocupaba en el Consejo de Administración de la aseguradora rusa Ingosstrakh, en la que tiene una participación del 38,5%. De este modo, el grupo “no tiene influencia en sus operaciones”, según revela en un comunicado. También su filial Europ Assistance, que opera en Rusia, va a cerrar su actividad.

Junto a ella, se suman a principios de marzo Marsh McLennan y WTW decidieron que decidieron trasmitir la propiedad de los negocios rusos de la compañía a una gestión local cuyas operaciones serán independientes de las del grupo. También la alemana Munich Re se ha sumado a la creciente lista de aseguradoras que han suspendido nuevos negocios y no renovarán los contratos existentes en Rusia y Bielorrusia.

La última aseguradora en tomar partido ha sido AXA, condenado la invasión Rusia a Ucrania y ha confirmado que ha aplicado plenamente todas las sanciones internacionales. «También hemos dejado de suscribir nuevos negocios de seguros (y detenido todas las renovaciones) con respecto a los activos de propiedad rusa ubicados en Rusia. Hemos dejado de suscribir nuevos reaseguros (y detenido todas las renovaciones de reaseguros) de aseguradoras», añade el comunicado.

Otras acciones emprendidas por el seguro europeo ha sido, por ejemplo, la decisión de  FERMA y su Junta Directiva, que suspendía la afiliación de su miembro ruso, RUSRISK, a la federación.

¿Qué pasa con las empresas que deciden marcharse?

Berne Union, una asociación comercial que representa a las aseguradoras de riesgo político, estimó que se suscribieron 1.000 millones de dólares en nuevos seguros de riesgo político en Rusia en 2020, según sus datos más recientes.

Gran parte de los seguros son suscritos por agencias no comerciales como la Overseas Private Investment Corp de Estados Unidos y la Agencia Multilateral de Garantía de Inversiones, parte del Banco Mundial.

Las empresas que se marchen y abandonen sus negocios sin que el gobierno ruso haya tomado medidas para hacerse con el control de sus activos lo tendrán difícil para cobrar el seguro, según los expertos legales.

«Se ven empresas que dicen ‘nos vamos porque apoyamos a Ucrania’. La cuestión es entonces si la póliza cubre una salida voluntaria», dijo Micah Skidmore, del bufete de abogados Haynes and Boone, en una información de Reuters.  Es más, detacan: «Las aseguradoras son más propensas a pagar las reclamaciones por los ingresos obtenidos en rublos rusos que ya no son convertibles a moneda extranjera», añade el directivo.

No obstante, una empresa puede recurrir a los acuerdos comerciales firmados por Rusia, que prevén el arbitraje cuando las acciones del gobierno perjudican la inversión extranjera.

El bufete de abogados Steptoe & Johnson afirmó la semana pasada en una nota a sus clientes que las reclamaciones clásicas de arbitraje internacional incluyen la no protección de los derechos de propiedad intelectual, la negativa a liberar aviones y la expropiación de activos.

Aumenta el riesgo, crece la solidaridad

La invasión de Ucrania no es, por desgracia, nuestra única crisis internacional. La guerra en Yemen, por ejemplo, lleva siete años y es ahora la peor crisis humanitaria del mundo. Por ello, desde el seguro también se han lanzado numerosas campañas solidarias y a su vez, se busca cómo llegar a la estabilidad a la vez que aumenta el riesgo geopolítico interregional.

Algunas de las acciones emprendidas por el seguro son numerosas como, por ejemplo, el Consejo de Ofesauto que ha acordado facilitar cobertura de Seguro de Frontera hasta 30 días gratis para vehículos con matrícula de Ucrania. Responde así a la situación de emergencia por la que la mayoría de vehículos ucranianos están abandonando su país.

O, por citar algunas, las campañas de ayudas emprendidas por APROMES que ha efectuado una aportación económica a través de la acción CÁRITAS con Ucrania o la campaña solidaria emprendidas por las organizaciones de la mediación, para recaudar fondos #MediadoreSegurosConUcrania.

Los seguros son un medio para lograr la resistencia y la estabilidad de las personas, las familias y las empresas. «Las aseguradoras se toman muy en serio esa responsabilidad, especialmente en tiempos de guerra, cuando la vida de las personas y las comunidades se enfrentan a riesgos que no pueden mitigar», detalla Kenneth Saldanha, senior Global Insurance Lead de Accenture. No puedo más que suscribir sus palabras.

¿Te resulta interesante? Compártela: