Inicio | Noticias | El riesgo en Autos persiste pese a la menor movilidad y el seguro es “necesario”
auto
Noticia, 

El riesgo en Autos persiste pese a la menor movilidad y el seguro es “necesario”

Mercado

El ramo de Autos responde a la campaña iniciada por Facua-Consumidores en Acción que reclama la devolución de parte del importe del seguro y recuerda que, pese a la menor movilidad, la necesidad de emplear el coche sigue ahí y, por lo tanto, el riesgo sigue ahí”. “Es necesario el seguro”, afirman fuentes de UNESPA.

Remarcan que un vehículo estacionado conlleva igualmente un riesgo, pudiendo afectar a las distintas coberturas del seguro. Entre tanto, se añade, “las coberturas voluntarias pueden ser necesarias para el asegurado en cualquier momento”.

“Puede que los vehículos se usen menos, pero se están empleando en la mayor parte de los desplazamientos realizados por la gente durante el confinamiento: ir al trabajo (quien deba hacerlo), acudir al supermercado, atender a algún familiar de edad avanzada, ir a la farmacia… A esto se pueden sumar otro tipo de imprevistos como, por ejemplo, la necesidad de acudir a un centro médico por algún tema de urgencia”, explican portavoces oficiales de UNESPA.

Se recuerda, por otro lado, que la prima y la duración de un seguro de Autos suele tener carácter anual y, por lo tanto, “las primas que cobran las aseguradoras están ajustadas técnicamente a esa duración”. “Esa prima es la que debe hacer frente a los siniestros que puedan ocurrir durante cualquiera de los doce meses de duración del seguro”, se concreta.

Siniestralidad “latente”

Es previsible que, conforme la situación vuelva a la normalidad, emerja una siniestralidad que actualmente se encuentra “latente”. “Bajo el estado de alarma, el seguro está atendiendo las reparaciones de carácter urgente y prestando los servicios esenciales que necesitan sus clientes. Sin embargo, hay reparaciones que están pendientes”.

Además, concluyen las fuentes de la asociación, “la reactivación de la actividad cotidiana hace previsible que algunos percances aumenten en los próximos meses”. Por ejemplo, habrá más atascos porque la gente preferirá ir a trabajar en su coche para evitar las aglomeraciones propias del transporte público. “Eso se traducirá en un aumento de los golpes de chapa durante los meses de actividad” se anticipa.