Inicio | Noticias | El lujo de poder ser uno mismo en el trabajo
El lujo de poder ser uno mismo en el trabajo
Noticia, 
Tribuna de Opinión

El lujo de poder ser uno mismo en el trabajo

Rosa López Ruiz, directora de Recursos Humanos de AIG Iberia
ProtagonistasREDEWI

A cualquier persona que empieza a trabajar en una empresa le suele preocupar, además de la correcta ejecución de las funciones que tiene asignadas, encajar en el equipo humano en el que debe integrarse y cómo será aceptado por sus compañeros. Algo que, aunque pueda parecer secundario y tangencial, tiene una gran importancia en el desarrollo de la carrera profesional dentro de una compañía. Analizando la propia trayectoria con la perspectiva que ofrecen los años, son muchas las personas que se dan cuenta de que, si hubieran contado con otros jefes u otros compañeros, o su actitud hubiese sido diferente, su desarrollo hubiera sido también otro.

Por este motivo, es un lujo y ofrece una gran tranquilidad el formar parte de una empresa en la que, de facto, existan planes y se trabaje para facilitar que cada persona pueda ser ella misma y desarrollar su potencial sin ningún tipo de limitaciones relacionadas con su género o sus características personales. Todos somos únicos, diversos y especiales. Y todos debemos poder mostrarnos como somos realmente. Precisamente, lo que enriquece a una organización son los equipos, y, cuanto más diversos sean estos, mucho mejor le irá.

Es indudable que para lograr la excelencia los equipos son fundamentales, y, por tanto, es necesario crear buen ambiente en ellos. Un aspecto primordial en compañías multinacionales en las que existe gran movilidad y trabajan juntas personas de distintas nacionalidades, culturas, religiones o género. En estos casos, es muy fácil que surjan sesgos ocultos e inconscientes entre los integrantes del grupo en su relación con los compañeros, lo que dificulta la inclusión. Pero también puede ocurrir en los procesos de selección, lo que conlleva descartar a personas valiosas para las compañías, que, a su vez, dejarán de ser atractivas para el talento.

Todos debemos poder mostrarnos como somos realmente. Precisamente, lo que enriquece a una organización son los equipos, y, cuanto más diversos sean estos, mucho mejor le irá.

¿Cómo se evitan los sesgos?

Desde luego, no hay una fórmula mágica para conseguirlo, porque son cuestiones que llevamos en el subconsciente desde hace muchas generaciones, pero lo que está claro es que, si cada uno de nosotros no trabajamos para eliminarlos, no lo conseguiremos. Para ayudarnos, las empresas pueden aportar formación y apoyar el trabajo conjunto de personas diversas, tanto en edad como en género, cultura, etcétera. En nuestro caso, desde hace años estamos promoviendo y facilitando la creación de grupos de empleados, gestionados por ellos mismos, en las sucursales de todo el mundo, en los que estos se integran voluntariamente. En ellos se organizan actividades para facilitar la diversidad, equidad e inclusión en el lugar de trabajo. Algunos están centrados en favorecer la integración entre las distintas generaciones, mientras que otros lo hacen en las mujeres o en las personas LGTBQ +. Trabajamos 13 dimensiones de la diversidad.

También desde hace unos años, hemos puesto en marcha una iniciativa a nivel europeo, un marco en el que se están implementando planes para atraer, retener, desarrollar y fomentar el talento diverso, así como ayudarle a alcanzar su máximo potencial a lo largo de su carrera dentro de la compañía. Se trata de un proyecto fruto del análisis de la situación en materia de paridad que hicimos en nuestras sedes de toda la región de EMEA, a través de entrevistas, grupos de debate y encuestas a empleados. A partir de los resultados obtenidos, se creó un plan de acción mediante el cual se pretende construir un lugar de trabajo tolerable y tolerante, en un entorno en el que se promueva el sentido de la solidaridad. Algo a lo que todos podemos contribuir con nuestras actitudes y aportando nuestras ideas al respecto.

Dentro de ese marco, tenemos un ambicioso plan a nivel europeo para 2021, en el que dedicaremos cada mes a aspectos concretos, como la toma de medidas personales para vencer los prejuicios, la raza y la etnia, el género, la cultura y la religión, la salud mental, las personas LGBTQ +, las familias y los cuidadores, la diversidad y la inclusión, las generaciones o la discapacidad.

Se trata de actividades que requieren del esfuerzo y la aportación responsable de todos, pero que, a su vez, son importantes para permitir que cada uno de nosotros pueda ser él mismo también en el puesto de trabajo, lo que, a la larga, redundará en una mayor motivación y mejorará los resultados. Algo que, a su vez, se verá reflejado en los servicios prestados por la compañía a sus clientes y, por tanto, en el negocio. En resumen, la diversidad es rentable.

¿Te resulta interesante? Compártela: