Andalucía será la región con más personas dependientes totales en 2030
Noticia, 

Familiar y mujer, el perfil principal de los cuidadores de personas dependientes

BDSREDEWI

Instituto Santalucía publica el informe ‘El sistema de la dependencia en España’, en el que analiza cómo se financia, organiza y ha evolucionado el sistema de la dependencia en nuestro país.

El gasto en cuidados de larga duración representa el 8,7% del gasto total en sanidad (año 2021). El sistema se financia principalmente de las aportaciones de las comunidades autónomas (51%), de la contribución a nivel nacional en un 15% y del aporte de los usuarios a través de los copagos en un 21%.  En cuanto al presupuesto, después de una década de estancamiento, en 2022, el presupuesto de cuidados de larga duración aumentó hasta los 2.902 millones de euros, un 23,3% más que en 2021 y el doble que en 2018.

Pese a esta mejora, tanto en el presupuesto destinado a dependencia como en la reducción de la lista de espera, los autores del informe proponen una serie de recomendaciones para mejorar el sistema, como la posibilidad de una mayor oferta de servicios para liberar a los cuidadores no profesionales (que suponen el 81% de los que ayudan a mayores de 65 años), agilizar los trámites y procedimientos para acceder a prestaciones y avanzar “en una posible evaluación y valoración del sistema por parte de los ciudadanos para saber su opinión sobre los servicios ofrecidos, su calidad y cantidad”. Sería, según se expone en el informe algo similar a lo publicado con el Barómetro Sanitario respecto al sistema sanitario que permita medir la satisfacción de los usuarios con el sistema de dependencia.

El 60% de los cuidadores son mujeres

La mayoría de las personas que brindan ayuda a mayores de 65 años son las familias o cuidadores no profesionales, en un 81%. Un colectivo predominantemente femenino (60%) y en su mayoría de mediana edad (entre 40 y 59 años), constituye en España el pilar central del sistema de apoyo para las personas mayores con necesidades de atención. Su ayuda en el hogar de manera informal en las actividades básicas de la vida diaria como comer, bañarse, vestirse, acostarse y levantarse de la cama, entre otras tareas, supone dedicar entre 56 y 70 horas semanales de cuidado.

“Debemos tener presente que somos uno de los países más longevos del mundo y este valor como sociedad requiere que los cuidados a largo plazo sean una prioridad en el sistema socio sanitario al ser un beneficio que, de un modo u otro, repercute en todos”, valora José Manuel Jiménez, director del Instituto Santalucía.

¿Te resulta interesante? Compártela: