Inicio | RC Profesional | El fin de la moratoria concursal pondrá contra las cuerdas a los directivos de las empresas
Diogo Ogando Hiscox
Descubre RC Profesional, 

El fin de la moratoria concursal pondrá contra las cuerdas a los directivos de las empresas

Diogo Ogando, suscriptor senior de D&O de Hiscox Iberia
BDSDescubre

Después de tres prórrogas decretadas a causa de la pandemia, mañana 30 de junio finaliza la moratoria concursal, por lo que los directivos de las empresas deberán hacer frente a la presentación del concurso de acreedores si su empresa se encuentra en una situación de insolvencia. Este asunto les colocará en una delicada situación en la que necesitarán una buena estrategia económica y una gran capacidad de prestar atención a los detalles para lograr llevar su negocio a buen puerto.

A pesar de que la fecha es prácticamente inminente, aún hay mucho por definir, sobre todo si tenemos en cuenta que se prevé la aprobación del Proyecto de Ley de reforma del texto refundido de la Ley Concursal. Aunque el Gobierno está trabajando para acelerar el proceso, no se sabe si la reforma llegará a tiempo, por lo que es posible que vivamos un escenario intermedio sin moratoria concursal y sin nueva Ley Concursal, y por lo tanto siga vigente la actual hasta que la reforma pase por todos los procesos de aprobación pertinentes.

Próxima reforma

En cualquier caso, la reforma llegará próximamente y va a suponer un cambio importante respecto a la actual normativa preconcursal, con el que se aspira a mejorar el marco de reestructuración de las empresas con dificultades, impulsando los acuerdos previos entre deudores y acreedores. De esta forma se ofrece la posibilidad de llegar a un acuerdo antes de tener que recurrir la declaración como tal del concurso de acreedores, aliviando la carga de las empresas implicadas y de los juzgados encargados de gestionarlo.

Si bien es cierto que este tipo de reformas suponen un alivio para la situación financiera de la empresa, no deja de ser cierto que también traerá consigo una mayor carga para directivos y administradores, que tendrán que asumir una mayor responsabilidad en este nuevo contexto.

Declaración del concurso de acreedores

Tenemos que tener en cuenta que la declaración del concurso de acreedores es un proceso complejo para los empresarios, porque se pone en juego el bienestar financiero de su entidad y el suyo propio, por lo que es posible que cometan errores que pueden costarles muy caro. De hecho, una mala gestión de una empresa puede desembocar, por ejemplo, en la demanda de los empleados a los gerentes, responsabilizándoles de la situación y la pérdida de sus puestos de trabajo, con el consecuente juicio y gastos en la defensa, que han llegado a alcanzar en algunos casos los 150.000€, según las coberturas que ofrecemos desde Hiscox para la póliza D&O (Directivos y Administradores).

La falta de experiencia, exceder del tiempo legal para recurrir al concurso o entregar documentación errónea son solo algunos de los errores más comunes que cometen los empresarios en este proceso. De ahí que sea fundamental contar con la asesoría de los expertos en esta materia para conseguir que este proceso sea realmente eficaz y evitar la liquidación de la empresa, algo que tradicionalmente ocurre en el 90% de los casos en España. Por eso es importante contar con el respaldo de una aseguradora a la hora de enfrentarse a este tipo de situaciones complejas.

¿Te resulta interesante? Compártela: