Inicio | Noticias | «El envejecimiento es un desafío global que nos afecta a todos»
Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de Mutualidad de la abogacía
Noticia, 
Enrique Sanz Fernández-Lomana, presidente de Mutualidad de la Abogacía. en la Semana del Senior de RGA Re

«El envejecimiento es un desafío global que nos afecta a todos»

BDSProtagonistas

Su entidad es muy consciente del problema que representa el Envejecimiento, que ha sido el eje de una parte muy importante de la actividad de la Escuela de Pensamiento de su Fundación. Va muy en la línea de lo que expresa el presidente de Mutualidad de la Abogacía, Enrique Sanz Fernández-Lomana, quien tiene muy claro que “el envejecimiento no va solo de personas mayores”, ya que, en su opinión, es también economía, salud, bienestar, dignidad, justicia, demografía, ciencias actuariales, riesgo de soledad, riesgo de exclusión, ocio, consumo, ahorro, arquitectura, urbanismo… “Estamos ante un desafío global, que nos afecta a todos, -remarca- y por tanto necesita de un abordaje absolutamente multidisciplinar e intergeneracional”. En esta línea, y con el objetivo de dar un servicio integral a largo plazo a este colectivo, se inscribe la nueva propuesta de valor de su organización enfocada a las personas mayores de 65 años, que se presenta bajo la marca “Soy Senior”.

¿Cuál es su opinión general sobre el segmento de los mayores y de cómo la sociedad está atendiendo este colectivo?

Por lo general, la denominada tercera edad es la etapa vital que más mitos y estereotipos tiene asociados. De hecho, estas ideas equivocadas están tan arraigadas que han terminado por consolidar en la sociedad una imagen negativa sobre este colectivo e incluso, y aún peor, en la propia autopercepción que tienen los mayores de sí mismos. Como consecuencia, la población más longeva suele quedar relegadas a un segundo plano, algo que hemos podido presenciar y que nos ha servido para abrir los ojos y reconocer la fragilidad de este segmento de población y la debilidad de los servicios que actualmente se prestan a los ancianos.

Precisamente, para combatir estos mitos, creamos la Escuela de Pensamiento de Fundación Mutualidad Abogacía, una unidad formada por expertos en diversos ámbitos enfocada al estudio y divulgación de los problemas que conlleva la vejez en todos los ámbitos de nuestra sociedad. Entre otras iniciativas, en 2020, publicamos a través de la Escuela dos libros que plasman nuestra filosofía e inquietudes. El primero, ‘Envejecimiento como riesgo empresarial’, que tiene la aspiración de convertirse en un manual de cabecera para tratar el acompañamiento al trabajador en el proceso de envejecimiento y el modelo de gestión del capital humano de las compañías. El segundo, ‘Reflexiones COVID-19: aprendizajes para una nueva era’, recoge doce artículos de distintos autores que abordan consejos y reflexiones sobre el impacto de la pandemia en nuestra sociedad.

Además de la labor divulgativa de nuestra Escuela, quiero poner en valor, también, su trabajo por la toma de consciencia, que se ha materializado en la elaboración del ‘Decálogo de los Derechos Humanos de las personas mayores en situación de pandemia’. Este documento amplía el Decálogo elaborado por el Consejo General de la Abogacía mediante el análisis de las decisiones adoptadas durante la pandemia, para procurar que no se vuelvan a vulnerar los derechos de nuestros mayores en el ámbito sanitario, social y económico.

En octubre de 2021, publicaremos a través de la Escuela el Tratado sobre ‘Derecho y Envejecimiento’, un monográfico dirigido a los profesionales del Derecho y a otros profesionales sociales, con vocación de convertirse en una obra de consulta para el desempeño de cualquier actividad dirigida hacia el público senior. Esta anticipación del conocimiento se concretará en elevar propuestas normativas, estructurales y organizativas que puedan ser atendidas por los poderes públicos y por diversas instituciones públicas y privadas concernidas.

Estas iniciativas pretenden despertar en los ciudadanos la urgencia del problema que enfrentamos como sociedad. Debemos entender que el envejecimiento no va solo de personas mayores. Envejecimiento es también economía, salud, bienestar, dignidad, justicia, demografía, ciencias actuariales, riesgo de soledad, riesgo de exclusión, ocio, consumo, ahorro, arquitectura, urbanismo… Estamos ante un desafío global, que nos afecta a todos, y por tanto necesita de un abordaje absolutamente multidisciplinar e intergeneracional.

Un target clave

¿Es un colectivo especialmente atractivo para la industria aseguradora? ¿por qué? ¿qué faltaría para completar la oferta de protección en este segmento? ¿Existe posibilidad de innovar?

En Mutualidad de la Abogacía apostamos por ofrecer un servicio integral a largo plazo. Queremos acompañar a nuestros mutualistas durante sus distintas etapas de la vida, y, por tanto, el colectivo senior es un target clave para nosotros. Creemos que el envejecimiento de la población supone oportunidades muy valiosas en el desarrollo de sectores como la salud, el ocio y el sector financiero y el inmobiliario, por eso consideramos que nuestra posición parece ser inicialmente muy favorable para competir en la generación de servicios para las personas mayores. Además, no podemos olvidar que España, en las próximas décadas, encabezará la lista de países con más esperanza de vida al nacer, a la vez que su tasa de nacimientos, según los últimos datos, es de las más bajas del planeta, con lo cual, formular soluciones dirigidas a la protección de la población mayor no solo es atractivo, sino prioritario.

Debemos entender que las prioridades cambian con la jubilación. Para muchos es un proceso sencillo y gratificante; para otros puede suponer la pérdida de propósito y un gran impacto emocional. Desde nuestra entidad somos conscientes de esta problemática y llevamos tiempo trabajando para aportar soluciones que se ajusten a las necesidades de cada persona. En este caso, creo crucial ofrecer productos seguros, rentables y fiscalmente atractivos, sin limitaciones a largo plazo ni restricciones. Por otra parte, es lógico que las personas quieran organizar su patrimonio y dejar un legado para sus seres queridos. Estoy seguro de que veremos un auge de los productos orientados a planificar gastos y planificar ahorro para seres queridos.

Al igual que estamos haciendo un enorme esfuerzo por presentar nuestros productos orientados a las nuevas generaciones en un formato digital, ágil y accesible, debemos hacer lo propio con los segmentos seniors

Nuevas ofertas al colectivo

En su entidad, ¿disponen ya de productos específicos para seniors? ¿Cuáles están teniendo mayor aceptación y por qué? ¿Están trabajando ya en el diseño de nuevas coberturas específicas para este colectivo?

Sí, de hecho, acabamos de lanzar nuestra nueva propuesta de valor enfocada a las personas mayores de 65 años que hemos denominado “Soy Senior”. Se trata de una iniciativa con la que pretendernos ofrecer tranquilidad a los mayores de 65 años y que pone en el foco de atención las necesidades de los Seniors, ofreciendo una completa propuesta de productos y servicios destinados a velar por su beneficio y bienestar. Precisamente, en nuestra página web disponemos de un espacio diseñado y dirigido específicamente a las personas mayores, desde donde podrán acceder a todos los servicios y productos que ofrecemos.

Además, cómo parte de nuestro cometido por priorizar el bienestar de este colectivo, todo nuestro personal, comenzando por el equipo comercial, está recibiendo formación sobre las necesidades de carácter financiero y ahorrador del colectivo senior a través de Afi, así como una formación en sensibilización sobre la realidad psicosocial de las personas mayores impartida por Ceoma, la Confederación Española de Organizaciones de Mayores.
Estas certificaciones van más allá del aprendizaje, forman parte de nuestro compromiso e identidad. Entendemos que, solo mediante el total conocimiento del usuario al que nos referimos podremos ofrecer soluciones individualizadas que garanticen la tranquilidad de los mutualistas.

En cuanto a los productos que ofertamos, disponemos de tres productos específicos que pueden ser contratados por las personas mayores de 65 años: la Renta Vitalicia Remunerada; el Sistema de Ahorro Flexible y el Servicio anticipo de Sepelio. En nuestro caso, el producto de Renta Vitalicia es el instrumento principal para garantizar estabilidad económica y el que mayor aceptación está teniendo.

Además, acabamos de lanzar PENSIUM TeGuía, un nuevo servicio de acompañamiento en la dependencia exclusivo, gratuito y universal para nuestros mutualistas. Gracias a él, los mutualistas tendrán a su disposición a un Trabajador Social que resolverá todas sus dudas y se hará cargo de cada caso, ya sea para él o para cualquier familiar de hasta tercer grado.

¿Cuáles son las mayores dificultades que se han encontrado para atender este colectivo? ¿Es muy compleja la parte técnica? ¿Y la comercialización?

A la hora de ofrecer nuevos productos a personas senior, la mayor dificultad que encontramos es que, o bien ya lo tienen contratado, o no desean hacerlo. Otra de las dificultades que hemos detectado es que es un colectivo multi-informado, pero, a su vez, desinformados, lo cual dificulta la toma de decisiones a la hora de elegir el producto o servicio que mejor les conviene.

Es cierto que el aumento de la esperanza de vida ha traído consigo un aumento en la demanda de este tipo de productos. Al igual que estamos haciendo un enorme esfuerzo por presentar nuestros productos orientados a las nuevas generaciones en un formato digital, ágil y accesible, debemos hacer lo propio con los segmentos seniors.

¿Te resulta interesante? Compártela: