Inicio | Noticias | El desarrollo y el cambio climático incrementarán los daños por el clima extremo
La ‘brecha de protección’ frente a catástrofes alcanza el 69% el pasado año
Noticia, 
Informe Sigma/Swiss Re

El desarrollo y el cambio climático incrementarán los daños por el clima extremo

BDSInternacionalMercado

El calentamiento global incrementará la intensidad y la frecuencia de fenómenos meteorológicos severos, así como una mayor incertidumbre en su evaluación. Los daños económicos y asegurados resultantes de estos fenómenos se incrementarán en las próximas décadas. Así lo advierte el informe ‘Catástrofes naturales en tiempos de acumulación económica y cambio climático’, elaborado por Swiss Re.

En todo el mundo, la factura generada por catástrofes naturales y siniestros originados por el hombre en 2019 ascendió a 133.000 millones de euros, por debajo de los 161.000 millones de 2018 y del promedio anual de los 10 años anteriores de 194.000 millones. De estos, el seguro cubrió́ daños por valor de 55.000 millones, una cantidad inferior a los 85.000 millones de 2018 y los 68.000 como promedio en los 10 años anteriores.

Aunque los fenómenos meteorológicos severos se mantuvieron como principal componente de los daños totales en 2019, amplificados por los desarrollos socioeconómicos en zonas afectadas y los efectos del cambio climático, el descenso de los daños se debe principalmente a la ausencia de grandes huracanes en Estados Unidos.

“El desarrollo económico y la concentración cada vez mayor de población en centros urbanos, junto con los cambios en el clima, continuarán aumentando los daños ocasionados por fenómenos meteorológicos en el futuro”, comenta Edouard Schmid, presidente del Swiss Re Institute y jefe de suscripción de la reaseguradora.

De los daños económicos registrados el año pasado, 125.000 millones de euros fueron originados por catástrofes naturales y los aproximadamente 8.200 millones restantes fueron causados por siniestros originados por el hombre. De los 55.000 millones de daños asegurados, las catástrofes naturales representaron 47.500 millones. Los mayores eventos de daños del sector en 2019 se produjeron en zonas desarrolladas y densamente pobladas de Japón: el tifón Faxai en septiembre (con daños asegurados de 6.400 millones), seguido del tifón Hagibis en octubre (con daños asegurados adicionales de 7.300 millones).

El impacto del cambio climático, enmascarado

El informe llama la atención sobre el hecho de que el desarrollo económico y la expansión demográfica provocan cambios en el uso de la tierra que favorecen, por ejemplo, la deforestación y la construcción en llanuras inundables y entornos urbano-forestales. Otra variable es la escala de las infraestructuras de mitigación de riesgos, como barreras contra inundaciones y defensas marítimas. Todo esto influye en la magnitud de los daños infligidos por fenómenos meteorológicos extremos y otras catástrofes naturales.

El último informe Sigma de Swiss Re incluye un capítulo escrito por el profesor Adam Sobel de la Universidad de Columbia, en el que se reconoce que no se sabe del todo cómo el aumento de la temperatura modifica los riesgos de catástrofes naturales debido al corto historial de registros de observación y a otros factores. Sin embargo, se podría tardar décadas en reunir las pruebas que confirmen el impacto del cambio climático.

Mientras tanto, si no se adoptan medidas tangibles inmediatas, “los sistemas climáticos podrían alcanzar puntos de inflexión irreversibles”. “Esto, a su vez, pondría en peligro la asegurabilidad, especialmente en áreas en las que la urbanización y el desarrollo económico han provocado altos niveles de concentración de exposición del valor de activos (humanos y físicos)”, se detalla.

“Es difícil cuantificar con precisión los efectos que tiene el aumento de las temperaturas sobre las catástrofes meteorológicas, pero el cambio climático es una amenaza que exige acción inmediata debido a sus graves consecuencias sobre la vida humana y la economía mundial”, afirma Jerome Jean Haegeli, economista jefe del grupo.