Inicio | Tribuna | Diversidad, una prioridad para la sostenibilidad de nuestras empresas
Borrador automático
Blogs Tribuna, 
Semana de la Mujer en #RedEWI

Diversidad, una prioridad para la sostenibilidad de nuestras empresas

Pilar Santamaría Cases, Head of Western Europe and Latin America en SCOR Life y miembro del Consejo Asesor de #RedEWI
REDEWI

Alguien a quien admiro, mujer, dijo un día que el mundo refleja las prioridades de las personas que influencian y toman las decisiones. Se me quedó grabado, y a menudo pienso en cuáles son mis prioridades y las preocupaciones más importantes que nos ocupan en nuestra vida personal y en nuestras empresas. Para mí, la diversidad y la igualdad de género es una de ellas.

Vivimos en un mundo que, por cuestiones culturales y probablemente con razones históricamente legítimas, fue diseñado por y para hombres, y hoy requiere de una infraestructura adecuada para que las mujeres puedan alcanzar el éxito profesional sin trabas.

Y me preocupa que no todos seamos conscientes de la importancia que tiene garantizar la existencia de una cultura de igualdad de oportunidades, con sus correspondientes políticas de contratación, gestión del talento, valoración de resultados, compensación y conciliación, con tolerancia cero hacia los estereotipos y prejuicios que hacen imposible la diversidad.

Porque no se puede cambiar aquello que no nos preocupa.

El éxito de nuestras empresas lo marcará su capacidad para ser sostenibles y por tanto relevantes a largo plazo. El mundo y nuestra industria son complejos y los últimos años de mi carrera profesional me han enseñado que los retos que acometemos cada día lo son menos cuando los afrontamos desde equipos realmente diversos e inclusivos. Porque esto va de personas.

«Los retos que acometemos cada día lo son menos cuando los afrontamos desde equipos realmente diversos e inclusivos. Esto va de personas»

Muchas de las mujeres de mi generación somos unas privilegiadas. Fuimos educadas de manera muy intencional por nuestras madres en la igualdad de oportunidades, y formamos parte de empresas que hacen de este un objetivo prioritario.

Yo además tuve la suerte de conocer y trabajar con algunas mujeres directivas en este sector que llegaron muy lejos. Que lucharon por abrir camino en un mundo muy masculino y seniorista, a las que llegábamos detrás.

Y porque recordamos lo difícil que les resultó a ellas, estamos muy mentalizadas en continuar su legado y trabajar para que la cultura de igualdad llegue a cada rincón de la sociedad. Me preocupa sin embargo ver cómo todavía existen personas y organizaciones que a estas alturas no creen en ello, y que las nuevas generaciones que llegan, nuestros hijos, no tengan esa misma concienciación, se den cosas por hecho, o lo que es peor, retrocedamos en ese camino tan costoso que ya hemos recorrido.

¡Todavía queda mucho por hacer!

Por eso me encanta ver las numerosas iniciativas que desde todos los ámbitos van surgiendo. El otro día una increíble profesional de la industria aseguradora, y buena amiga, me llamó para contarme e invitarme a participar en una iniciativa que está preparando llamada “Mujeres que ayudan a mujeres”. Me parece relevante y tan necesaria. Al igual que ver como EWI aglutina ya a 70 entidades y más de 1.000 profesionales, y su Consejo paritario formado por líderes importantísimos de nuestro sector trabaja para que, en el mundo asegurador, la igualdad de oportunidades no se quede en buenas intenciones sino pueda convertirse en una realidad.

Ojalá que en un futuro no muy lejano este apoyo intencional a la igualdad no sea necesario, pero hasta entonces, trabajemos para que ese entorno sea el propicio, para que las mujeres no tengan que elegir, porque elegir es renunciar y nadie debería tener que decantarse entre familia o carrera profesional.

Liderazgo colectivo

Si queremos avanzar en este camino, el liderazgo empieza por nosotros. Y no creo que haya un liderazgo binariamente masculino o femenino, pero sí que el estilo de liderazgo más consciente no gira entorno al líder y sus capacidades individuales, sino que va de los equipos que le rodean. Liderar es hacer emerger la inteligencia colectiva, es sacar lo mejor de las personas y alentar el talento para el bien de la organización. Y cuanto más paritarias y diversas sean nuestras empresas, mayor será nuestra inteligencia colectiva, más variadas nuestras perspectivas y más sólida nuestra capacidad de tomar decisiones.

Las que hemos tenido la suerte de encontrarnos con personas que creyeron en nosotras, tenemos el compromiso de hacer lo mismo. ¡Yo estoy en ello!

«No creo que haya un liderazgo binariamente masculino o femenino, pero sí que el estilo de liderazgo más consciente no gira entorno al líder y sus capacidades individuales, sino que va de los equipos que le rodean»

¿Te resulta interesante? Compártela: