abg saz 100 r
Noticia, 
Ana Belén González González, Head of Internal Audit en Sabadell Zurich

«Debemos perder el miedo al cambio y verlo como oportunidades de crecimiento»

ProtagonistasREDEWI

Ana Belén González regresó hace algo más de tres años “al hogar”: pasó de ejercer diversas funciones en varios países y en la banca a regresar a la auditoría interna en Zurich. Dentro de sus retos reconoce que uno importante es “atraer el talento necesario a la función, retenerlo y fomentar su desarrollo profesional tanto como actuarios como auditores”. Una de las grandes oportunidades que le ha dado estar fuera de nuestras fronteras es observar cómo se trabaja en otros países y exportar lo mejor de cada uno. “La conciliación laboral es importante, pero también es fundamental fomentar la corresponsabilidad en las familias”, destaca. Sin olvidar que “no todos los países cuentan con una cultura empresarial que realmente favorezca la conciliación, la promoción y la comprensión de la diversidad. Es responsabilidad nuestra, como líderes, comprender los entornos en los que trabajamos y, en la medida de lo posible, promover y extender esta cultura”.

Llevas algo más de tres años como Head of Internal Audit en Sabadell Seguros, combinándolo con tu función en el Centro Excelencia Actuarial en Grupo Zurich. ¿cómo fue el cambio de rol y de funciones, además de volver a la parte de sector asegurador tras varios periodos en el sector bancario?

Tras desempeñar diversas funciones en varios países para HSBC, regresar a la Auditoría Interna y a una empresa de seguros en Barcelona se asemeja a un regreso al hogar, pero con la experiencia y la madurez necesarias para abordar este desafío con entusiasmo. En el ámbito de la Auditoría Interna en el sector asegurador, existen muy pocas entidades que cuentan con equipos actuariales especializados dentro de la función. Si hablamos de entidades o sucursales a nivel local, el número de actuarios es aún más reducido. Nos enfrentamos al desafío de atraer el talento necesario a la función, retenerlo y fomentar su desarrollo profesional tanto como actuarios como auditores.

Para lograrlo, durante tres años hemos trabajado en la creación de un Centro de Excelencia que brinda apoyo a las regiones y países. Somos afortunados de contar con un equipo de profesionales que han trabajado previamente en equipos actuariales, ciencia de datos, riesgos y auditoría externa, y esa riqueza de experiencia y conocimientos nos convierte en una referencia en el mercado asegurador a nivel nacional e incluso internacional.

En este tiempo, ¿qué principales lecciones has aprendido en tu actual puesto? ¿cuáles son tus retos y objetivos dentro de tu cuadro de mando?

Sigo aprendiendo mucho de las personas a mi alrededor y de la diversidad en los equipos. Ya sea en términos de género, nacionalidad, edad o experiencias, todos aportan algo único. Para mí, la comunicación es clave, especialmente entender cómo se comunican en diferentes partes del mundo, ya sea en Latinoamérica, Asia o Europa. Es importante poder conectar con las personas y mostrarles cómo la auditoría puede ser una ayuda valiosa para la gestión de riesgos. Uno de mis desafíos y objetivos es desarrollar y mantener un equipo actuarial fuerte en la función de auditoría. También quiero seguir trabajando de cerca con los equipos que auditamos, por supuesto manteniendo nuestra independencia.

“Es importante poder conectar con las personas y mostrarles cómo la auditoría puede ser una ayuda valiosa para la gestión de riesgos”

Líder = Adaptabilidad

Asumir las funciones de liderar equipos siempre es un reto en sí mismo ¿qué clase de líder te definiría? ¿Crees que los líderes están cambiando y cuáles serían sus principales virtudes desde tu opinión?

Los mayores logros que hemos alcanzado trabajando en equipo son aquellos en los que hemos tenido la libertad de innovar, cometer errores y aprender de ellos, fortalecernos y mostrar empatía hacia los demás equipos. Como líderes, a veces tenemos una idea preconcebida de cómo deberían ser los resultados, lo cual nos limita.

Estamos cambiando nuestra forma de gestionar a las personas, dejando de lado un estilo burocrático basado en reglas y cumplimiento para adoptar un enfoque basado en la personalidad, con el objetivo de inspirar y fidelizar a los equipos y fomentar su crecimiento. Las principales cualidades de los líderes actuales son la adaptabilidad, ya que todo ha cambiado drásticamente en los últimos cuatro años, con la pandemia, el trabajo remoto, la inteligencia artificial y los nuevos compromisos de sostenibilidad. Seguimos evolucionando y adaptándonos a estos cambios.

¿Qué es para ti el talento y cómo se puede atraer y conservar dentro de una compañía?

El talento en las personas se compone de conocimiento y experiencia, pero también implica tener una actitud proactiva y abierta. Es saber escuchar y enseñar a los demás, y se complementa con la motivación de mejorar y avanzar constantemente.

“Debemos definir nuestros objetivos y trazar el camino para alcanzarlos”

Como vocal de #RedEWI, una de las funciones de la red es buscar medidas que ayuden a la conciliación, selección, promoción y formación más igualitaria y diversa: ¿cuáles crees que son las principales medidas que deben implantarse en una compañía para impulsar el liderazgo femenino?

Trabajar en el extranjero me brindó la oportunidad de presenciar diferentes enfoques en la organización del horario laboral. He tenido experiencias en equipos que ofrecen opciones de jornadas flexibles, tanto a nivel diario como semanal, lo cual facilita la conciliación entre el trabajo y la vida personal. La conciliación laboral es importante, pero también es fundamental fomentar la corresponsabilidad en las familias y brindar apoyo a aquellos que no cuenten con alguien con quien compartir esa responsabilidad.

En cuanto a la promoción, creo que debería ir de la mano con una definición de rendimiento basada en objetivos claros, realistas y medibles. De esta manera, se estaría promoviendo la igualdad de oportunidades.

Y en lo que respecta a la diversidad, considero que es crucial diseñar programas de formación y desarrollo de carrera personalizados, ya que cada individuo tiene sus propias fortalezas y la forma de potenciarlas puede variar.

Es importante tener en cuenta que no todos los países cuentan con una cultura empresarial que realmente favorezca la conciliación, la promoción y la comprensión de la diversidad. Por lo tanto, también es responsabilidad nuestra, como líderes, comprender los entornos en los que trabajamos y, en la medida de lo posible, promover y extender esta cultura.

¿Otras best practices que creas que ayudarían a desarrollar el talento femenino?

Es crucial que seamos claras en nuestras metas y superemos el miedo a expresarlas abiertamente en nuestras conversaciones con los gerentes. Debemos definir nuestros objetivos y trazar el camino para alcanzarlos, incluyéndolos en las discusiones sobre nuestro desarrollo profesional. Personalmente, encuentro muy inspirador poder compartir experiencias y escuchar los consejos de mujeres exitosas que han enfrentado situaciones similares. Aprendo mucho de las experiencias de los demás y valoro escuchar sus vivencias.

Además, es importante tener un mentor o mentora con quien podamos establecer una conexión significativa y mantener conversaciones abiertas y honestas, incluso si eso implica escuchar cosas que tal vez no queramos oír y que nos saquen de nuestra zona de confort. Debemos perder el miedo al cambio y verlo como oportunidades de crecimiento.

“Es importante tener un mentor o mentora con quien podamos establecer una conexión significativa y mantener conversaciones abiertas y honestas”

¿Por qué aún cuesta revertir las cifras en este aspecto, algún sesgo que creas que dificultan este paso a la alta dirección de las mujeres?

Creo que la brecha de género se está cerrando cada vez más. Estamos viendo a una generación de mujeres que se han formado, luchado y peleado por la igualdad, y ahora están ocupando puestos de responsabilidad en el sector. Estamos aprovechando el camino abierto por grandes mujeres que nos han precedido. Cuando me siento en el comité de dirección, veo que la mayoría de los miembros son mujeres. Lo mismo sucede en el equipo de liderazgo de Auditoría Interna de Grupo Zurich, donde estamos muy equilibrados. A pesar de los avances, todavía queda mucho por hacer. El verdadero éxito llegará cuando la falta de mujeres en los Consejos de Administración o en los Comités de Dirección ya no sea un tema de conversación.

En tu puesto, cuando has tenido que asumir nuevas funciones ¿encontraste alguna barrera por ser mujer en tu trayectoria? ¿algún consejo que puedas compartir con las mujeres del sector asegurador?

Después de más de 20 años de carrera profesional, he notado algunos cambios positivos en términos de igualdad y diversidad. He tenido la suerte de trabajar en compañías y equipos que siempre han sido referentes y líderes en este ámbito. Guardo recuerdos extraordinarios de mi tiempo en Nationale Nederlanden y en Aviva. En lugar de dar un consejo, me gustaría compartir mi experiencia con las mujeres en el sector: rodearse de personas de las que puedas aprender y que te inspiren, personas que saquen lo mejor de ti. Cada paso en mi carrera profesional ha estado motivado por proyectos que me apasionaban y que suponían un desafío. Podría decir que estar fuera de mi zona de confort ha sido mi zona de confort.

Actualmente, en Sabadell Seguros, por aportar unas cifras que puedan ser significativas, de las 356 personas en plantilla, el 62% somos mujeres. Además, el 57% de los puestos de dirección son ocupados por mujeres y el 63% de los miembros del Comité de Dirección también son mujeres. Por lo tanto, sé que no encontraré barreras por ser mujer en este entorno.

Cómo es Ana Belén…

Háblanos de ti, ¿retos y actuales objetivos personales o laborales, hobbies, algún referente que te inspire?

He tenido la suerte de vivir en países muy diversos, como el Reino Unido, Hong Kong, México y Argentina. Esta experiencia me ha permitido presenciar de primera mano cómo se valora la diversidad en el entorno laboral. Mi objetivo y desafío profesional es fomentar una cultura de diversidad, aprendizaje y búsqueda de la excelencia.

A nivel personal, he regresado a Barcelona y estoy disfrutando de una etapa más estable en la que puedo pasar tiempo de calidad con mi familia y amigos. A pesar de esto, no dejo de lado el reto de trabajar en un proyecto internacional de gran envergadura.

En cuanto a mis hobbies, sigo practicando un deporte que descubrí durante mis años en Hong Kong. Se llama DragonBoat y es una modalidad de remo chino que se ha extendido por todo el mundo. De esta manera, combino mis dos pasiones: el mar y los deportes en equipo.

«Es crucial rodearse de personas de las que puedas aprender y que te inspiren, personas que saquen lo mejor de ti». 

 

 

¿Te resulta interesante? Compártela: