Lunes, Enero 14, 2019

En la tramitación de siniestros y expedientes, un servicio ágil y preciso es un importante valor añadido. Cada día que transcurre con un expediente abierto sin resolver implica multitud de problemas: personal de las compañías aseguradoras ocupado en ello sin poder centrarse en otros asuntos, usuarios a la espera de soluciones y una situación de incertidumbre que afecta a todas las partes negativamente. Por ello, afinar al máximo cada parte implicada en este proceso puede suponer un gran avance: contar con una obtención de atestados eficiente es una ventaja competitiva fundamental para cualquier compañía.

Cuando un siniestro tiene lugar, y los usuarios dan el parte -en su plazo correspondiente-, se inicia una etapa en la que, a todos los niveles, cada día cuenta. En esos días, la aseguradora se juega buena parte de las opciones de que el usuario quede satisfecho o no, renueve su póliza o decida llevársela a otra compañía. Los seguros son un servicio que un elevado porcentaje de usuarios paga puntualmente sin recurrir a ellos, por lo que la respuesta recibida cuando surge un momento de necesidad es determinante para su satisfacción.

Por ello, las compañías batallan diariamente para afinar cada uno de los elementos de su funcionamiento interno: cada minuto, hora o día ganado se traduce en un ahorro de personal, y cada trámite resuelto satisfactoriamente significa un cliente que, ante una situación inicialmente desagradable como puede ser sufrir un siniestro y abrir un parte, encuentra una solución ágil y cómoda que le permite no perder tiempo ni energías y, sobre todo, un motivo por el que fidelizarse a la compañía.

La obtención de atestados es uno de los grandes focos de mejora para muchas compañías: cuando reciben el parte, antes de dar una solución, deben cotejar con cuerpos de seguridad, autoridades y entes locales la posible existencia de atestados que hubieran tenido una incidencia en el siniestro. Este proceso, tradicionalmente lento y farragoso, con multitud de protocolos y aristas, hacía esperar a los usuarios.

Hoy en día, gracias a servicios como el que ofrece Intrages, la digitalización y el conocimiento del mercado nos permiten acometer una obtención de atestados eficiente, sin errores y rápida, para que las compañías aseguradoras puedan ofrecer una respuesta más ágil a los usuarios y, además, sus recursos internos puedan destinarse a otros asuntos de mayor retorno.

Así, una obtención de atestados eficiente no solo implica el perfeccionamiento de un proceso interno tradicionalmente lento e improductivo, sino sumar un puntal más a una experiencia de usuario que debe ser excelente para que el cliente siga depositando su confianza en un producto que, cuando se ha dado el momento de necesidad, ha podido responder a la altura de sus expectativas.