by Miguel Ángel Aguilar, Director de Suscripción y Desarrollo de Nuevo Negocio de HISCOX

Jueves, Junio 13, 2019

Ser capaces de ofrecer una respuesta rápida ante un incidente cibernético; abordar las amenazas y vulnerabilidades existentes; mejorar las capacidades de recuperación tras un incidente; mantener el cumplimiento normativo; y asegurar que socios comerciales o terceros cumplan con los requisitos de seguridad. Una de cada dos empresas españolas considera prioritario en su estrategia de seguridad alcanzar cada uno de estos 5 puntos.

Estas son las principales conclusiones del informe Hiscox Cyber Readiness Report 2019, donde hemos analizado la cultura de ciberseguridad de más de 5.000 compañías en 7 países, entre ellos España. En concreto, para la realización de esta cuestión que ahora analizamos, se proponía a directores generales o responsables del departamento de IT de empresas, de todos los tamaños y actividad, que eligieran cuáles eran sus prioridades de ciberseguridad para los próximos 12 meses, dándoles a elegir entre 28 propuestas en formato multirespuesta. Cuando analizamos exclusivamente las opciones marcadas por las empresas españolas que han participado en el estudio, estas 5 tácticas que hemos mencionado destacaban sobre el resto.

El reto de las compañías que esperan poder incrementar sus capacidades en estos cinco aspectos es mayúsculo. Aquellas que se pongan manos a la obra deberán estar dispuestas a invertir recursos, tanto de tiempo, como humanos o apostar de forma decidida por la tecnología. Contratar expertos en ciberseguridad, un perfil profesional con una alta demanda y poca oferta en España, hará complicado a muchas de nuestras pymes incorporar a este perfil a sus equipos. Será prioritario también invertir recursos extras en la formación de sus empleados. Y también disponer de tecnología, ya sea software o hardware con las últimas actualizaciones en prevención y gestión de ciberseguridad. Además, tendrán que buscar la colaboración de terceros, empresas externas que puedan cubrir las necesidades que requiere la recuperación de la actividad tras un ciberataque, desde asesoría legal hasta servicios tecnológicos de recuperación de equipos, servidores o dispositivos.

En definitiva, como muchas de las buenas intenciones que tenemos en nuestra vida, ya sea personal o profesional, corremos el peligro de que la dureza y exigencia del camino por recorrer mine nuestra esperanza en conseguir el objetivo marcado. Sobre todo, este será el caso, de todos aquellos que emprendan estos viajes solos, porque ya sabéis lo que dicen: “si viajas solo llegas más rápido, pero si lo haces acompañado llegas mucho más lejos”.

No hay mejor compañero de viaje que un seguro y la solución aseguradora para incidentes  cyber que disponemos en el mercado, Hiscox CyberClear, puede ser un pilar en la estrategia de ciberseguridad de cualquier compañía. En una única solución, además de cubrir a las empresas ante el perjuicio económico producido por un incidente en sus sistemas de información o recursos informáticos, ofrece, entre otros servicios, un plan de respuesta a incidentes, gastos de honorarios de expertos en seguridad informática, legal o comunicación, si fuera necesario para recuperar la actividad. Y además, incluye formación para empleados y recursos para cumplir normas y reglamentos. Por último, disponer de un seguro cyber servirá a las empresas como sello de garantía para asegurar que sus procesos de ciberseguridad son los adecuados cuando hagan negocios entre ellas.