Martes, Octubre 30, 2018

Las nuevas tecnologías nos han permitido mejorar la comunicación, la velocidad y la organización en nuestra manera de trabajar. Sin embargo, dichas características facilitan también la expansión de cualquier virus o el acceso a la información. ¿Conoces cuáles son los ciberriesgos más comunes?

Los ciberriesgos son los riesgos, peligrosos en su mayoría, que como su nombre indica se corren al hacer uso de la informática. El desconocimiento sobre esta materia, y dada su complejidad y amplitud, hace que el creciente uso de los ordenadores y otros dispositivos móviles aumente también la posibilidad de sufrir ciber ataques.

Cuando hablamos de ciberriesgos, no se hace referencia únicamente a los ataques intencionados por parte de expertos. También se incluye la competencia desleal o los daños físicos que puedan producirse en el hardware o en los equipos por un uso indebido o irresponsable.

Conocer cuáles son los ciberriesgos existentes y cómo podemos prevenirlos nos ayudará a proteger nuestra información. Tanto a nivel personal como empresarial, estas acciones pueden suponer un daño importante. No solo implican pérdidas económicas sino también una imagen perjudicada o un descenso en el posicionamiento como marca.

Cualquier persona o empresa puede ser víctima de los ciberriesgos, por lo tanto, para proteger nuestra información, existen pólizas de seguros que incluyen este tipo de cobertura. Estas suelen basarse en los daños propios y en la responsabilidad civil frente a terceros (multimedia, profesional y privacidad y seguridad de datos.

Tipos de ciberriesgos

Ransomware

Busca la infiltración en los sistemas para cifrarlos o dañarlos. Se consigue al solicitar un rescate por medio de bitcoins. Suele ocultarse en las aplicaciones o programas que se utilizan a diario. Por ejemplo, los archivos que van adjuntos a un email, actualizaciones, enlaces en anuncios, etc. En la actualidad, es común el Ransomware of Things (RoT) que afecta a los dispositivos conectados a Internet.

Fuga de información

Estos ciberriesgos llegan a implicar sanciones civiles, administrativas y penales. Producen pérdidas de oportunidades de negocio y perjudican seriamente a la reputación de la empresa. Consiste en el robo de algún dispositivo o en el acceso a sistemas como las bases de datos. Se utiliza el malware, los rootkit, la ingeniería social o una puerta trasera.

Phishing

La suplantación de identidad de una persona o una página web busca el robo d información confidencial, como los accesos a cuentas bancarias. El ejemplo más común es un correo que nos informa de que debido a un problema debemos introducir nuestra contraseña en un enlace de dudosa credibilidad. A nivel personal se emplea cuando se demuestra que se conoce cierta información de alguien en particular para acceder a sus cuentas.

Amenaza Persistente Avanzada (APT)

Estos ciberriesgos atacan a una empresa en concreto para infiltrarse en sus infraestructuras tecnológicas y así obtener información de carácter sensible o dañar sus procesos. Se trata de un ataque personalizado que llevan a cabo grupos supuestamente relacionados con los gobiernos.

Ataque DDoS

Se colapsan los sistemas de información de una empresa artificialmente para impedir que otros usuarios los utilicen. La saturación de estos servicios busca luego una compensación económica para volver a la normalidad.

Estos son algunos de los ciber riesgos más frecuentes por los que podemos vernos afectados. A nivel general, se basan en el funcionamiento indebido de una web, la extracción de información y la solicitud de acciones que ocasionarán pérdidas. Las coberturas de las pólizas de seguros nos protegerán de estos ataques y nos ayudarán a prevenirlos.


Este artículo forma parte de las Píldoras de Conocimiento del blog de la Correduría Inteligente de MPM Software que se publican con carácter semanal. Una forma clara y comprensible, de tratar todos aquellos conceptos y temáticas relacionadas con la transformación digital del sector y la innovación tecnológica en el campo de la mediación.Visita www.correduriainteligente.com para más artículos y materiales de interés.