Lunes, Enero 8, 2018

La transición de técnico a nuevo mando puede constituir un cambio traumático ya que, durante años, el técnico ha adquirido la formación y el entrenamiento necesarios para despuntar en su especialidad, centrándose en el desarrollo de sus habilidades para realizar una tarea o conjunto de tareas determinado, creando y cultivando una red de relaciones con sus pares y con sus superiores en la organización. Gracias a este desarrollo y a los resultados obtenidos un día aparece en su carrera la posibilidad de alcanzar un primer puesto de mando, y aquí es donde pueden empezar las dificultades.

En primer lugar, la red de relaciones desarrollada en el pasado necesita sufrir una transformación, cuando, en muchos casos, los que eran sus pares pasan a ser sus subordinados y parte de sus superiores pasan a ser sus nuevos pares, en un reajuste social que puede generar dudas e inseguridad. Por otro lado, la inseguridad se ve reforzada por la transformación de la tarea a realizar, de un contenido técnico en el que el individuo se encontraba completamente seguro de sus capacidades, a un contenido creciente de tareas de Management.

El Management constituye un conjunto específico de habilidades, a menudo completamente diferentes del rol que el individuo ha realizado previamente en la organización. Sin una formación en Management, existe la posibilidad de que la persona pueda fracasar en su nuevo puesto, perdiendo la organización tanto un empleado de alto rendimiento como un potencial líder para el futuro. Pero, específicamente, ¿cuáles son las principales características que hacen a un gran mando?

Analizando los estudios desarrollados por escuelas de negocios en todo el mundo y encuestas realizadas a directivos y profesionales de diferentes organizaciones, hemos compilado una lista de las principales características que se considera que debe reunir un directivo:

  • Favorecer el desarrollo de las personas
  • Ofrecer una buena comunicación
  • Favorecer un buen clima organizacional
  • Generar confianza
  • Ganarse el respeto de los colaboradores
  • Saber motivar a los trabajadores
  • Transmitir optimismo
  • Recompensar al equipo según los méritos
  • Ser íntegro, honesto
  • Tener iniciativa
  • Ha de ser polivalente
  • Debe ser flexible
  • Ser organizado
  • Pensar más allá de lo que tiene delante de sus narices
  • Saber adaptarse a los cambios
  • Tener cierta ambición

 

Joan Carles Martinez, Director Soluciones Corporativas de Inese  

Deseas información sobre la formación en Management y Liderazgo