by Trevor Lloyd-Jones, gestor de Contenidos de LexisNexis Risk Solutions

Miércoles, Enero 16, 2019

El sector de los seguros de Autos se ha vuelto cada vez más sofisticado en el uso de los datos para determinar el riesgo, pero existe un gran vacío sin resolver: el riesgo asociado con los conductores adicionales al conductor habitual o principal. Esta falta de conocimiento hace que el sector sea propenso al fraude y que los clientes corran el riesgo de que la póliza o la indemnización de un siniestro se invalide.

Casi la mitad de todas las pólizas de Autos tienen al menos un conductor adicional en Reino Unido. Un mayor conocimiento del conductor adicional podría ser enormemente beneficioso en la selección del riesgo.

Para determinar si el hecho de disponer de más información sobre los conductores adicionales realmente ayudaría a diferenciar el riesgo de una póliza, LexisNexis Risk Solutions analizó las pólizas con conductores adicionales utilizando información de fuentes de datos de propiedad exclusiva que cubren el historial de pólizas de Autos en Reino Unido, la información pública disponible y el historial de cotizaciones.

El análisis indica que casi la mitad de los conductores adicionales tienen un historial de pólizas anterior como asegurado. La información histórica de la póliza vinculada a estos conductores adicionales está correlacionada con la ratio de siniestralidad en la póliza "actual".

Los conductores adicionales que han estado asegurados anteriormente con sus vehículos durante más de tres años tienen una ratio de siniestralidad inferior en un 25%.

Tener algún tipo de incidencia judicial en registros públicos (como una quiebra o impago) generalmente se asocia con una mayor propensión a declarar siniestros. Nuestro análisis indicó que las pólizas en las que un conductor adicional tenía una incidencia judicial y el asegurado tenían una ratio de siniestralidad un 17% más alto.

"Fronting" es la práctica en la cual alguien asegura un automóvil como conductor principal de una póliza e incluye al conductor adicional que en realidad es el conductor principal de facto, en un intento por reducir la prima. Esta práctica ilegal, en Reino Unido, a menudo solo se descubre cuando hay una reclamación, lo que lleva a la cancelación de la póliza y acciones punitivas contra las personas involucradas.

Hacer "fronting" también implica asumir una gran deuda para el consumidor y enormes costes administrativos para el proveedor de seguros.

Los jóvenes de 17 a 20 años tienen casi el doble de probabilidad de manipular los datos que proporcionan para una cotización de seguro. Investigaciones recientes sobre las actitudes de los consumidores hacia la manipulación de datos enfatizan la magnitud del desafío: siete de cada diez conductores piensan que es aceptable manipular la información que proporcionan al obtener una cotización para el seguro de Autos en un comparador.

El 41% de los padres con hijos que conducen dice que consideraría la posibilidad de ahorrar dinero a sus hijos haciendo "fronting".

Si pudiéramos conocer en el proceso de cotización que el conductor adicional también aparece como el titular de la póliza en otras cotizaciones previas para el mismo vehículo, las aseguradoras tendrían un claro indicador de posibles casos de "fronting". Esto también se extiende a otras formas de manipulación de datos, como cambios en las fechas de nacimiento, cambios en la información de siniestros declarados, por ejemplo, tanto para el asegurado como para el conductor adicional.

La manipulación de cotizaciones es un indicador de un mayor riesgo de siniestros. Saber en el momento de cotización que la información proporcionada para esa cotización ha sido manipulada y en qué medida permite a las compañías tomar decisiones más informadas sobre el riesgo propuesto. Esto ayuda a reducir su exposición al fraude y permite a los actuarios ajustar precios basándose en una visión más holística del riesgo.

Para más información, descargue el informe de LexisNexis Risk Solutions "Finding (and building) loyalty in the motor insurance market".