Inicio | Noticias | Consecuencias de fenómenos meteorológicos: 520.000 millones de dólares en pérdidas y 26 millones de personas empujadas a vivir en la pobreza cada año
Las inundaciones de la pasada semana en Madrid supondrán un coste de 6,5 millones al CCS
Noticia, 
Último informe del Banco Mundial

Consecuencias de fenómenos meteorológicos: 520.000 millones de dólares en pérdidas y 26 millones de personas empujadas a vivir en la pobreza cada año

Internacional

Cuando un fenómeno climatológico extremo sacude un territorio, son los más pobres los que suelen ser los más afectados. Una cifra estimada de 1 millón de filipinos cayó en la pobreza en 2013 después del paso del tifón Haiyan, que destruyó más de 1 millón de viviendas y socavó la economía nacional causando pérdidas por 12.900 millones de dólares (11.876 millones de euros).

Otro ejemplo, las presiones económicas que enfrentó Guatemala debido al paso del huracán Stan en 2005 obligaron al 7,3% de las familias afectadas a hacer trabajar a sus niños en vez de enviarlos a la escuela. Es decir, cada vez que se produce un desastre natural, este no solo deja una estela de devastación, sino que también sume aún más en la pobreza a las comunidades.

Considerando esta perspectiva, un informe del Banco Mundial y del Fondo Mundial para la Reducción de los Desastres y la Recuperación (GFDRR) advierte que los desastres naturales son un obstáculo más grande de lo que se pensaba para poner fin a la pobreza en el mundo. El informe, titulado 'Unbreakable: Building the Resilience of the Poor in the Face of Natural Disaster's ('Irrompible: Generar resiliencia en los pobres frente a los desastres naturales') y dado a conocer esta semana en la vigésimo segunda Conferencia de las Partes (CP 22), pone de relieve la urgencia de adoptar políticas con un planteamiento inteligente respecto del clima que protejan mejor a los más vulnerables.

"Las conmociones climáticas severas amenazan con hacer retroceder décadas de progreso en la lucha contra la pobreza. Las tormentas, las inundaciones y las sequías tienen consecuencias humanas y económicas nefastas, y son los pobres los que suelen pagar el precio más alto. Generar resiliencia ante los desastres no solo tiene sentido económico, es también un imperativo moral", augura el presidente del Banco Mundial, Jim Yong Kim.

Políticas de resiliencia

En el informe Irrompible se utiliza un método para medir los daños provocados por desastres, que tiene en cuenta la disparidad de la carga que representan dichos desastres para los pobres. Muestra que las catástrofes naturales cuestan a la economía mundial hasta 520.000 millones de dólares (478.751 millones de dólares) (un 60 % más de lo que se informa habitualmente) y empujan a unos 26 millones de personas a la pobreza cada año.

Se propone un conjunto de “políticas de resiliencia” que ayudarían a los pobres a enfrentar las consecuencias de fenómenos meteorológicos y otros eventos naturales extremos. Estas incluyen sistemas de alerta temprana, mayor acceso a servicios bancarios personales, pólizas de seguros y sistemas de protección social (como transferencias de efectivo y programas de obras públicas), que podrían preparar a las personas para responder más adecuadamente y recuperarse de las crisis. También se invita a los Gobiernos a realizar inversiones esenciales en infraestructura, diques y otros medios para controlar los niveles de agua, y desarrollar políticas apropiadas sobre el uso del suelo y normas de construcción. Estos esfuerzos deben apuntar específicamente a proteger a los ciudadanos más pobres y vulnerables, y no solo a aquellos con posesiones de alto valor.

Mecanismo de Seguro de Riesgo para Catástrofes en el Caribe

Los esfuerzos dirigidos a generar mayor resiliencia entre los pobres ya están ganando terreno, según el informe. Un buen ejemplo es el esfuerzo generado desde Mecanismo de Seguro de Riesgo para Catástrofes en el Caribe (CCRIF) que el mes pasado, gracias a un innovador programa de seguros, Haití, Barbados, Santa Lucía y San Vicente y las Granadinas recibieron 29 millones de dólares para utilizarlos en las tareas de recuperación tras ser afectados por el huracán Matthew.

¿Te resulta interesante? Compártela: