Inicio | Noticias | Cómo financiar una transformación sostenible lejos de la hipocresía verde
Cómo financiar una transformación sostenible lejos de la hipocresía verde
Noticia, 
Smart World

Cómo financiar una transformación sostenible lejos de la hipocresía verde

BDSSmart

Los directivos de las grandes empresas mundiales están priorizando los objetivos de sostenibilidad y se sienten confiados del progreso de su empresa en esta línea. Sin embargo, muchos de estos mismos líderes corporativos dicen que «la hipocresía verde existe» y que su propia empresa ha exagerado su progreso en materia de sostenibilidad.

Las iniciativas medioambientales, sociales y de gobernanza (ESG) son una de las principales prioridades de las empresas, están al mismo nivel que la evolución o el ajuste de sus modelos de negocio. Así lo afirma una encuesta entre casi 1.500 ejecutivos de 16 países (incluido España) realizada por The Harris Poll para Google Cloud. El informe revela que el gasto en sostenibilidad es ya casi el 10% del presupuesto de las corporaciones.

No obstante, esta realidad choca con esta otra conclusión del estudio: aunque el 80% de los ejecutivos a nivel global afirma que el esfuerzo en sostenibilidad medioambiental de sus organizaciones está por encima de la media, tan solo un 36% de los encuestados afirma que sus organizaciones disponen de métricas para cuantificar sus esfuerzos de sostenibilidad, y solo un 17% utiliza los resultados de esas métricas para optimizar su desempeño.

El 58% de los encuestados a nivel global, un 72% en el caso de España, admite que “la hipocresía verde” existe y que su organización exagera sus esfuerzos en materia de sostenibilidad. De hecho, dos tercios de los directivos (un 59% en España) se cuestionan hasta qué punto son genuinas algunas de las iniciativas de sostenibilidad de sus organizaciones.

Pese a ello, un 74% de los directivos opina que la sostenibilidad podría impulsar una profunda transformación empresarial, a condición de que se superen los obstáculos. La medición de resultados es el reto a superar para dar cuerpo a las iniciativas ESG.

Medidas y estrategias para ser sostenibles

Poniendo el foco en las cifras de España destaca que el 92% de los directivos considera que se preocupa más ahora por la sostenibilidad que hace un año. Sin embargo, el 66% reconoce que, aunque todo el mundo dice que quiere ser más sostenible, nadie sabe bien cómo hacerlo. Asimismo, el 86% cree que la sostenibilidad es más una idea que un objetivo prioritario para la mayoría de las empresas.

En esta misma línea, el 97% de los directivos españoles afirma que planea implementar una estrategia sostenible o que ya tiene una en marcha. Además, muchas empresas tienen medidas o piensan adoptarlas, pero se encuentran en diferentes etapas. El 36% de los ejecutivos afirma que sus empresas están en proceso de establecer objetivos en este sentido; solo el 25% dice que ya cuenta con un programa que efectivamente están midiendo, y un 21% afirma que actualmente tienen en marcha algún programa.

En España el 53% de los encuestados opina que su organización está implementando políticas de oficina sostenibles y el 51% ha puesto en marcha planes para reducir el consumo energético o para pasarse a energías renovables. También un 49% manifiesta estar impulsando una mentalidad sostenible a la hora de diseñar sus productos y servicios; un 47%, contar con un programa de reciclaje y un 46% estar haciendo esfuerzos para compensar su huella de carbono.

El 89% piensa que la tecnología hace posible que sus organizaciones sean más sostenibles.

Otros datos que destacan para España revelan que el 86% de los directivos considera que los altos ejecutivos de las empresas podrían ser más honestos con respecto a los retos que enfrentan a la hora de ser más sostenibles; casi 9 de cada 10 (87%) querrían que el consejo de administración de su compañía le diera más prioridad a la sostenibilidad, y solo el 3% señala que aún no ha puesto en marcha una estrategia de sostenibilidad.patinete

«Solo un 12% de las empresas que cuentan con un plan de sostenibilidad utiliza los resultados que obtienen para mejorar la estrategia; el 32% anima a sus empleados a usar una forma de transporte más respetuosa con el medio ambiente, el 38% apoya a proveedores verdes, y solo el 20% realiza donaciones a iniciativas verdes».

Entre las medidas tomadas, destacan las políticas de oficina sostenible (53%), reducción de consumo energético (51%), diseño sostenible de productos (495) y programas de reciclaje (47%). Así, más de la mitad también han destacado la importancia de la tecnología para desarrollar nuevos productos y servicios.

«El liderazgo hacia la sostenibilidad comienza en la cima del organigrama»

Las empresas de todos los sectores tienen dificultades para cuantificar sus esfuerzos en materia de sostenibilidad, y el 65% reconoce que quiere avanzar en este sentido, pero no sabe cómo hacerlo realmente: los ejecutivos de la cadena de suministro/logística y de la sanidad/ciencias de la vida encabezan la lista con un 79% y un 74%, respectivamente, y el comercio minorista, con sólo un 54%.

El liderazgo hacia la sostenibilidad comienza en la cima del organigrama. Cuando se les pregunta qué grupos están facilitando la sostenibilidad de la organización, el 53% señaló a los miembros del consejo de administración y a los altos cargos. Pero tienen ganas de más: El 82% estuvo de acuerdo con la afirmación: «Ojalá nuestro consejo de administración o la alta dirección nos diera más margen para priorizar la sostenibilidad».

Los ejecutivos quieren más transparencia y oportunidades para superar sus principales obstáculos: el 87% está de acuerdo en que si los líderes empresariales pueden ser más honestos sobre los problemas a los que se enfrentan para ser más sostenibles desde el punto de vista medioambiental, pueden lograr un progreso significativo. La mayoría (82%) de los ejecutivos desearía tener más espacio para priorizar la sostenibilidad.

Convertir el optimismo climático en transformación empresarial

La encuesta revela que la tecnología y la sostenibilidad son las dos áreas principales en las que los ejecutivos planean aumentar su inversión este año. Los directivos de América Latina (66%) y Europa, Oriente Medio y África, con el 60%, son los que se muestran más partidarios de elevar la inversión en sostenibilidad. Y apuntan que la innovación tecnológica es el área que tendrá un mayor efecto en el crecimiento sostenible de su organización y en la sostenibilidad en general.

Si los ejecutivos pueden superar los retos, el 74% de ellos cree que la sostenibilidad puede impulsar poderosas transformaciones empresariales. La tecnología y la sostenibilidad son las dos áreas principales en las que los ejecutivos planean aumentar la inversión en 2022, y los ejecutivos las consideran especialmente interrelacionadas: La innovación tecnológica es el área principal que los ejecutivos creen que tendrá el mayor impacto para abordar los desafíos de la sostenibilidad. Además, alrededor de tres de cada cuatro ejecutivos (78%) citan la tecnología como fundamental para sus futuros esfuerzos de sostenibilidad, atestiguando que ayuda a transformar las operaciones, socializar sus iniciativas más ampliamente, y medir e informar sobre el impacto de sus esfuerzos.

El Seguro aumenta su presión en ESG

En el caso concreto del sector asegurador éste toma un papel relevante en el que cada vez es más conscientes de las responsabilidades ESG y del impacto que sus negocios podrían tener en el resto de la sociedad. “Las empresas deben continuar la trayectoria ESG mediante la obtención de nuevos datos y el desarrollo de herramientas para integrar estas cuestiones en los procesos de toma de decisiones y gestión de riesgos, junto con otras soluciones que integren la estrategia de toda la empresa”, afirman KPMG en la presentación de su informe ‘General Insurance Industry Review 2022’.

Por su parte, tal y como revela el bufete de abogados DWF el 55% de las aseguradoras han informado de un aumento de la presión para centrarse en los asuntos ESG por parte de las partes interesadas. Según este bufete el 28% de los ejecutivos de seguros considera que el rendimiento de su propia empresa en esta materia es «débil». El 65% de los directivos del sector de los seguros también afirmó que los malos resultados en materia de ESG afectan en gran medida a su empresa, en comparación con una media del 59% de los ejecutivos de todas las empresas encuestadas.

Kirsty Rogers, directora global de ESG en DWF, destaca: «El mensaje claro de nuestra encuesta es que las empresas no sólo entienden la necesidad de tener una estrategia para ESG, sino que sin ella hay claros riesgos y responsabilidades a largo plazo. Estos costes podrían incluir el daño causado a su negocio hasta el punto de afectar a su licencia para operar. Aunque la transición a una empresa más sostenible tiene un coste, es una inversión necesaria para las personas, el planeta y, en última instancia, los beneficios».

Un mercado en movimiento

El tema ‘sostenibilidad’ ha sido un tema candente en el espacio de las inversiones y los seguros en los últimos dos años. Este mes Steel City Re afirmó que las empresas que aplican estrategias de riesgo ESG y de reputación han visto efectos casi inmediatos en el precio de sus acciones.

Según su informe, las empresas que aplican estas estrategias han visto cómo el precio de sus acciones subía un 5% por encima del valor de mercado en dos semanas, y la prima casi se duplicaba en el caso de las que compartían y validaban públicamente esas estrategias.

Otras empresas que se han subido al carro de la ESG en las últimas semanas han sido BMS, que ha creado un nuevo papel de grupo de jefe de ESG, junto con Chaucer y Moody’s, que están colaborando en una tarjeta de puntuación ESG.

En esta línea, el grupo asegurador Chaucer aceptó recientemente el reto de ofrecer soluciones activas de gestión de riesgos y, en colaboración con Moody’s, anunció la elaboración de un cuadro de mando medioambiental, social y de gobernanza (ESG) basado en datos. Al hablar de la tarjeta de puntuación, Simon Tighe, jefe de grupo de inversiones, tesorería y riesgo crediticio de Chaucer, señaló que la herramienta es un raro ejemplo de una noticia verdaderamente buena para el sector de los seguros.

La última en presentar una solución en este ámbito ha sido Marsh. Hace apenas unas semanas informó sobre el lanzamiento de su Calificación de Riesgos Ambientales, Sociales y de Gobernanza, una herramienta de evaluación para medir el desempeño ESG de una organización, lo que permite a las organizaciones mejorar sus riesgos y obtener acceso a la capacidad adicional del mercado de seguros

Es hora de pasar a la acción

Según datos aportados por Conning, una empresa de gestión de activos de seguros institucionales, el 41% comenzó a incorporar factores ESG en el último año y el 79% en los últimos dos años. Sólo el 12% declaró haberlo hecho hace más de dos años.

«Una de las principales conclusiones es que las empresas están viendo los beneficios de los factores ESG, tanto en la inversión como en sus operaciones generales», puntualiza Terence Martin, director de investigación de seguros de Conning. «Y están menos preocupados por algunos de los costes de implementación y algunos de los riesgos que pueden estar asociados con hacer este tipo de cosas».

 

negocio sostenible economía sostenible

El papel social y económico de los seguros ha cobrado protagonismo en los últimos años. Los gobiernos, las empresas y los particulares se han visto obligados a lidiar con el peso de los riesgos desconocidos a los que se enfrentan. Pero más que conversaciones, lo que el mundo necesita ahora de las empresas de seguros son acciones prácticas y tangibles para mitigar la cara cambiante de su perfil de riesgo.

Goldman Sachs a través de una encuesta afirma que a medida que las aseguradoras siguen dando prioridad al rendimiento y a los factores medioambientales, sociales y de gobernanza en sus decisiones de inversión, tienen previsto aumentar su asignación a los fondos de capital riesgo (44%) y a los bonos verdes o de impacto (42%) durante el próximo año. No obstante, encontró un fuerte cambio frente a la inflación y el endurecimiento de la política monetaria como las mayores amenazas para sus carteras, con el aumento de los tipos de interés desplazando a los bajos rendimientos como el principal riesgo de inversión citado por las aseguradoras.

Michael Siegel, director global de Gestión de Activos de Seguros de Goldman Sachs Asset Management, revela que «en un entorno macroeconómico y geopolítico complejo, la demanda de rendimiento sigue siendo elevada, esperamos que las aseguradoras sigan tomando posiciones en clases de activos privados, así como en coberturas contra la inflación, como el capital privado, el crédito privado y los bienes inmuebles».

«Estos activos pueden resultar integrales para diversificar las carteras al tiempo que optimizan los rendimientos ajustados al capital, especialmente en un horizonte temporal a largo plazo», concluye el experto.

¿Te resulta interesante? Compártela: