brunch maite trujillo axa partners (6)
Noticia, 

Brunch & Maite Trujillo Country Manager Spain en AXA Partners

BDSProtagonistas

Pasó de ser financiera a llevar el Departamento Comercial y acabar liderando la compañía. Ese paso, el atreverse a cambiar la zona de confort de los números a la venta fue, según Maite Trujillo, country manager Spain en AXA Partners, “lo mejor que me ha pasado en la vida”. Si algo le gusta a esta líder nata es salir del Excel y “hacer esos números reales, interactuar con el cliente, conocer lo que de verdad quiere”, nos cuenta. Ahora, al frente de la aseguradora, desgrana sin filtros cómo es su forma de liderar, que parte de “celebrar con los empleados todos los éxitos”. Nos gusta esta frase pues creemos que define muy bien a Maite, una ‘disfrutona’ de la vida, del trabajo, de la familia, del deporte, de afrontar los retos y aprovechar las oportunidades. 

‘A.A.’.- Llevas más de cuatro años dirigiendo la compañía, ¿cómo fue ponerte a los mandos y más tras la pandemia?

Maite Trujillo.- La pandemia fue un periodo desafiante, que puso a prueba nuestra habilidad de adaptación y en el que tuvimos que demostrar nuestra capacidad de resiliencia ante las adversidades. En este contexto, nos enfrentamos a retos sin precedentes, convirtiendo cada obstáculo en una oportunidad para demostrar nuestra fortaleza. Logramos superarlo con éxito gracias al compromiso y el trabajo en equipo.

Personalmente, asumir este rol supuso un verdadero desafío. Agradezco mucho a AXA Partners la confianza que depositaron en mí y entiendo la oportunidad como un reconocimiento al esfuerzo y la dedicación.

‘A.A.’.- Eres economista y siempre has estado ligada a las finanzas hasta que fuiste designada directora comercial, ¿cómo fue ese cambio de rol y qué te enseñó esa etapa?

Maite Trujillo.- Sí, soy licenciada en Administración y Dirección de Empresas por la Universitat Pompeu Fabra de Barcelona. Toda mi vida profesional estuvo ligada a las finanzas hasta que, en 2016, asumí la Dirección Comercial. Tras aproximadamente siete años como directora financiera, se me presentó la oportunidad de cambiar al área de ventas. La verdad es que tuve algunas dudas iniciales, pero me gustan los retos y acepté. El rol de directora comercial me dio la posibilidad de tratar de cerca con los clientes y de conocer sus necesidades de primera mano, más allá de los excels de finanzas.

Descubrí que el contacto directo con nuestros partners es muy gratificante y que disfruto mucho de esa interacción directa y de la adrenalina que genera, aprendiendo a poner en valor ante ellos el trabajo de los equipos y la calidad del servicio que ofrecemos. Fue una experiencia fundamental para mi desarrollo profesional y personal, y me gustó tanto que aun hoy en día sigo en contacto directo con algunos de esos clientes.

Líderes, impulsores del cambio

‘A.A.’.- ¿Cómo ha evolucionado y/o debe evolucionar el líder?

Maite Trujillo.- Creo que el modelo de líder autocrático ha dejado paso a otros más conversacionales y colaborativos, basados en la capacidad de escuchar a los colaboradores para tomar decisiones. Uno de los aspectos que destacaría es que el líder debe ser un ejemplo en todos los sentidos y un impulsor del cambio.

También son fundamentales la motivación y la habilidad para formar equipos cohesionados, así como facilitar una cultura del error, es decir, atreverse a equivocarse, a arriesgar hasta cierto punto, para poder aprender y mejorar.

‘A.A.’.- ¿Qué oportunidades presentan las nuevas formas de gestionar a las personas?

Maite Trujillo.- Ofrecen grandes oportunidades, tanto a nivel estratégico para la compañía, como para los propios empleados. Una de esas oportunidades radica precisamente en adoptar un enfoque más centrado en el empleado, donde se fomente la autonomía, la responsabilidad y la confianza. Esto implica dejar de lado los modelos jerárquicos rígidos y permitir que los empleados tomen decisiones más informadas y se involucren activamente en la resolución de problemas y la toma de decisiones. Así, se fomenta el contacto con equipos diversos y una cultura de feedback a todos los niveles, lo que permite una colaboración más estrecha y una mayor agilidad, especialmente con la adopción de estructuras más planas y la organización por proyectos. La cercanía resultante y ese feedback no solo fortalecen la relación entre empleados y empresa, sino que también impulsan la innovación y la eficiencia, contribuyendo al éxito a largo plazo de la organización en un entorno empresarial muy dinámico.

brunch maite trujillo axa partners (13)Reconocer nuestro valor

‘A.A.’.- Hace unos meses os unisteis a #RedEWI, ¿cómo observas la evolución del papel de la mujer?

Maite Trujillo.- Cuando me incorporé a la compañía era la única mujer en el Comité de Dirección. En los últimos años se han integrado seis mujeres y ahora ya somos más de la mitad de la cúpula directiva. En nuestra compañía siempre se ha apostado por el talento femenino y ha habido modelos inspiradores: mi predecesora en el cargo, por ejemplo, también era una mujer, Sophie Latil. La consecución de la igualdad de género no solo se considera un compromiso social, sino también un eje central de nuestra estrategia empresarial.

‘A.A.’.-¿Cuáles son los obstáculos para dar el paso y ser altas directivas?

Maite Trujillo.- Se entrelazan varios aspectos. El primero es creértelo y no autolimitarte. Tener modelos a seguir también ayuda a las mujeres a establecer metas alcanzables mediante el esfuerzo. La visibilidad juega un papel importante para tener oportunidades y aprovecharlas.

En general, en el ámbito laboral “saber venderse” es una habilidad muy importante, que en el caso de las mujeres cobra mayor importancia. Nos permite destacar nuestras fortalezas, contribuir al éxito colectivo y avanzar en nuestra carrera profesional. Es fundamental que no tengamos miedo a la hora de reconocer nuestro valor y hacerlo visible; nos beneficiamos a nosotras y a nuestro equipo.

Por otro lado, todavía hay muchos casos en que las mujeres enfrentamos una carga de trabajo adicional fuera de la oficina, lo que puede limitar nuestro avance profesional. La corresponsabilidad en el hogar puede allanar el camino para que asumamos más desafíos profesionales.

La gestión y el liderazgo no dependen del género, sino de las cualidades personales de cada profesional, definidas por su educación, cultura y experiencia. Creo que los líderes del futuro no mostrarán estas diferencias, ya que la educación está evolucionando mucho en cuestiones de igualdad

Lee el Brunch íntegro, aquí.

¿Te resulta interesante? Compártela: