Brunch con Olga Sánchez. Chief Financial Officer en AXA Seguros.
Noticia, 

Brunch con Olga Sánchez. Chief Financial Officer en AXA Seguros.

Con Olga Sánchez no hace falta guion. Tampoco le ha hecho falta en su vida laboral. Sincera, positiva y muy competente, nos despedimos de este relajado Brunch con una certeza: llegará lejos, bastante más de lo que ya ha llegado. Esta actuaria, que se especializó no por vocación sino por practicidad, dirige el Departamento Financiero de AXA y su mayor virtud es que conoce el negocio y conoce las finanzas; ser de los dos mundos le da un valor añadido irresistible: “En el Departamento de Finanzas no solo hacemos contabilidad, sino control de gestión, control de gastos, procurement, impuestos, estrategia,…” Quizás por eso ha hecho del business partner su sello personal.

""

Con 150 personas a su cargo, Olga Sánchez nos explica que los límites del Departamento Financiero no se ajustan solo a la contabilidad: “soy responsable de los estados financieros, pero somos business partners, tenemos la visión global de toda la compañía, definimos la estrategia y tenemos que dar ese soporte a la entidad”. Sorprende que se responsabilice de definir la estrategia: “Cuando trabajas en un plan estratégico no es sólo cuantitativo sino también cualitativo”. Revela que la estrategia la empezaron a trabajar en 2014. “Definimos los pilares que iban a sustentarla, un camino crítico que nos permitiera autofinanciar la estrategia que teníamos que tener”. “Fue un trabajo muy intenso”, reconoce, para todas las áreas de la compañía, “se trabajó de abajo hacia arriba y de arriba hacia abajo. Hay que poner números a toda esa estrategia y hay que ir revisándola año a año”, matiza.

""

Ahora, tres años después, reconoce que se ha conseguido “casi todo lo que queríamos cuantitativamente; ha sido un trabajo intenso, pero bonito. Soy bastante positiva. Incluso las cosas que no han salido, es un ‘test and learn’. La resiliencia es un valor muy importante. Si quieres conseguir algo en la vida tienes que ser resiliente. Es muy importante  tu capacidad de sobreponerte a todo”.

Imaginamos que su trayectoria dentro de la empresa ha tenido mucho que ver. Lleva en AXA desde 1993, pero antes, cuando estudiaba, el cambio llegó de la mano de su especialización. “Empecé a estudiar Empresariales y el último año me especialicé en análisis financiero de balances. El profesor que me daba esta asignatura estaba estudiando Actuariales”. Reconoce que al principio no le llamó nada la atención, pero la falta de paro que tiene esta profesión fue decisiva, “no fue por vocación”. “Cuando terminé, me puse a buscar trabajo, empecé en UAP, en el equipo actuarial de Vida. Al principio no sabía ni abrir un Excel”, recuerda entre risas. “Tuve la suerte de contar con compañeros muy activos, que me contagiaron desde el principio. Y, al final, terminé de directora actuarial de Vida”.

""

Una actuaria amante de las finanzas

Tras 10 años como directora actuarial de Vida llega el cambio y con él nuevas resposabilidades. “Una cosa que diferencia a AXA del resto de compañías es que tiene un número de personas dedicado a pensar”, nos explica. Por ejemplo, “ahora con el IFRS 17 tenemos un ejército de personas en el grupo dedicados a ver cómo lo implementamos y después lo llevamos a local. En Solvencia II hemos sido los primeros en implementarlo, ha sido un gran cambio, hemos pasado de un modelo determinista a estocástico”, detalla.

Todo esto se fundamenta en pequeños pasos y en la forma de hacer las cosas: “Son nuevas técnicas de aproximación a la valoración de riesgos del mundo financiero dentro de los modelos de valoración, cuando el actuario siempre se ha fijado en el pasivo sin vincularlo con el activo”, remarca. “A los 10 años de ser la directora técnica, de absorber Solvencia II, quería más”, afirma.  

Dentro de AXA, explica, en Recursos Humanos tienen programas de sucesión de personas clave. “Yo estaba en el proceso de sucesión del director de control de gestión. Me costó tomar la decisión por el equipo. Las personas las había seleccionado yo”. Pero cambió y ese cambio ha derivado en un Departamento de Finanzas muy proactivo, que sale de la contabilidad para conocer cada parte de la compañía. “Ser 100% financiero no es bueno. Si conoces el negocio vas a dirigir mejor a la compañía hacia la consecución de los objetivos. IFRS 17 avala esto, porque, aunque seas financiero, tienes que saber qué hay detrás de tu negocio, conocerlo y entenderlo”.

""

“Que me valoren por mi trabajo, no por mi sexo”

Sánchez también es miembro del Consejo y del Comité de Dirección, un terreno en el que aún dominan los hombres. “En el Consejo estamos 4 mujeres de los 10 miembros que lo forman”. A su juicio, el cambio de mentalidad viene de todos, incluido de la mujer: “Que la mujer quiera y que crea que puede. Hay veces que supone un sacrificio que no estás dispuesta a asumir. Otras veces el freno es que piensas que no estarás preparada. Esto es algo que los hombres ni se plantean. Yo respeto ambas posiciones, lo he visto en compañeras”. Pero también las propias mujeres deben respetar la forma de trabajar de las mujeres, asevera. “Ahí somos a veces incisivas”. Nos pone su ejemplo, sus muchas horas de trabajo y cómo lo gestiona con su vida personal. “No tengo por qué dar explicaciones de las horas que le dedico al trabajo. Tengo todo el apoyo de mi familia. Es muy difícil encontrar un equilibrio personal. Mi experiencia es que uno apoya al otro”.

Reconoce que las cuotas no le gustan, “quiero que me valoren por mi trabajo y no por mi sexo”. Aunque, esta opinión ha ido cambiando ya que sí es cierto que “las cuotas obligan a las mujeres a salir de la madriguera, luego veremos si eres buena o no. Te obligan a tomar la decisión de avanzar en tu carrera, algo que las mujeres no hacen. Somos nuestra propia barrera. Creo que vamos a necesitar la cuota por un tiempo hasta que de manera natural entendamos que tenemos capacidad y derecho a evolucionar en nuestra carrera”.

También se sincera cuando hablamos de brecha salarial, algo que ella pensaba que no existía. “Recientemente RR.HH. ha hecho un estudio que revela que sí tenemos brecha salarial. Y es mucho mayor en posiciones medias que en altas. Nunca lo hubiera dicho; nunca me he sentido minusvalorada por mi sueldo por ser mujer”.

Otra ‘brecha salarial’ se percibe en las pensiones: “Las mujeres cobran menos pensión y es más baja porque cobras menos que los hombres, también la reducción de jornada resta a partir del segundo año. Otro ejemplo son los capitales asegurados en los seguros de Vida; son muy inferiores en las mujeres que en los hombres, un 20% menos, pero porque se calcula muchas veces con X veces tu sueldo, y si tu sueldo es menor…”, matiza.

""

Diversidad & confianza

La diversidad para Sánchez te da un prisma que te hace abrir tu visión e ir más allá de lo que tienes en productos, en aproximación a los clientes,… “La empresa tiene que crear un entorno de confianza para que la diversidad se respete y no se juzgue a nadie por cómo es”.

La directiva nos explica que uno de los pilares que trabajan es la sensibilización y comunicación sexual. “Cuando yo estaba en Vida hicimos un producto para cubrir el fallecimiento y la invalidez, incluyendo el sida. No es tanto que te acerques al colectivo como que valores sus riesgos. Es un riesgo agravado; por tanto, es una cuestión de precio, de nada más”.

Desde la visión del seguro, afirma, “hemos ido flexibilizando normas de exclusiones claras que, llevadas al extremo, pudieran dar la sensación de que estás discriminando, pero como asegurador lo que haces es minimizar tu riesgo”. Por ejemplo, detalla, “la ley de género por la que nos han obligado al sector a no discriminar por sexo desde el punto de vista estadístico no tiene sentido”.  

""

Big Data… eso sí es sexy

De cara al cambio que vive el sector frente a los clientes, la transformación digital, la competencia, la forma de vender una póliza,… Olga Sánchez asevera que el Seguro no va a ser sexy porque está asociado al siniestro, pero que “sí hay un potencial muy grande emergiendo que es Big Data o los ciberriesgos… eso sí es sexy, el tratamiento de los datos de manera distinta, con herramientas nuevas. Es súper atractivo”.

Y es que, resalta, “el seguro hace cosas muy interesantes, tiene mucha parte tecnológica, la robotización, la conectividad,… Y ¡ojo! la labor comercial es cada vez más sexy porque, al fin y al cabo, vivimos de vender pólizas”.

Recuerda que cualquier profesión puede desembocar en el Seguro. “La gente desconoce esto. Hay que hacer una labor de comunicación, acercarse a los millennials. Cuando se conoce el sector, el que entra se queda”. Y es que, afirma, “en Seguros haces una labor maravillosa. No hay nada más bonito que ayudar a los demás”.

 

¿Te resulta interesante? Compártela: