Inicio | Noticias | Brunch con Elisa Ricón, directora general de Inverco
Brunch con Elisa Ricón, directora general de Inverco
Noticia, 
Visto en Actualidad Aseguradora

Brunch con Elisa Ricón, directora general de Inverco

Mercado

Desde fuera parece que somos del club de fans de Elisa Ricón (y lo somos, que conste). Le decimos que es muy guapa mientras le tomamos las fotos para esta entrevista. Ella, qué remedio, sonríe y se sonroja a partes iguales. Vaya aprieto, pero es que es la verdad. Guapa y lista, como diría una madre. La suya seguro que lo dice y, además, como no podía ser de otro modo, se siente muy orgullosa, nos cuenta entre anécdotas y confidencias la directora general de Inverco.

“Resulta que cuando me propusieron para directora general mi hijo pequeño tenía un año y para mí, en ese momento, era muy complicado. Llegué a casa como si me hubieran dicho que a partir del mes que viene me iba a ir a trabajar a Afganistán. Pensaba que no podía con todo. Lo comenté con la familia y mi madre empezó a darme la enhorabuena y a decirme lo contenta que estaba; todo el mundo me llamaba para darme la enhorabuena y yo pensaba por dentro: ¡la que me viene!”.

La entendemos perfectamente, mucha responsabilidad, felicidad por los retos que vienen, pero miedo por los malabares que tenemos que hacer a nivel personal. Esa Ricón de hace cuatro años ya lo tiene todo bajo control. Nos cuenta rápidamente cómo lo hace, además de un marido comprometido y tenerlo todo en el mimso triángulo (casa, colegio y trabajo): “Tienes que encontrar el equilibrio entre lo que necesita la organización y lo que necesitas tú como persona. Lo que no puedes hacer es, para atender tus necesidades personales, cargar al resto de la organización con tu trabajo, sobre todo cuando tiene plazos y fechas que te permiten organizarte. Yo siempre digo que uno de los mejores trucos para conciliar es llevar el trabajo adelantado (siempre que se pueda); así cuando tienes una emergencia personal puedes recurrir a esa flexibilidad tan necesaria. Hace falta el compromiso de las dos partes”.

"bruch

Desde su punto de vista a veces la flexibilidad laboral da un poco de miedo, pero se trata al final de una cuestión de confianza. “La flexibilidad en las organizaciones es fundamental, y nos beneficia a todos, hombres y mujeres, todos tenemos familias o personas que nos necesitan. Pero no puede ser a cualquier precio, debe ir de la mano del compromiso con el trabajo y del cumplimiento de los objetivos”.

Cuando se habla de las directivas, la directora general de Inverco se sorprende de algunos “lugares comunes” con los que no está en absoluto de acuerdo. “He escuchado muchas veces aquello de que las mujeres somos muy malas negociando para nosotras, pero muy buenas negociando para nuestro equipo. Pues que me demuestren que eso es malo. Desde luego es mucho mejor que un modelo individualista, el trabajo se hace entre todos, y por eso hay que poner al equipo por delante. Hay cosas que creemos que nos empequeñecen y en realidad nos engrandecen. También se suele decir que no nos gusta “mandar”, y la verdad es que es muy gratificante poder influir con tus decisiones en las organizaciones y cambiar las cosas. Creo que es una cuestión de confianza”.

BUENOS EQUIPOS, BUENAS DECISIONES

Ricón reconoce que jamás se ha sentido infravalorada por ser mujer, pero, subraya “las que llegamos a puestos directivos somos las que menos podemos hablar porque hemos estado rodeadas de personas que han confiado en nosotras y que han decidido sin prejuicios. Habría que preguntárselo a las que quieren, lo merecen y no pueden”.

Haciendo un repaso a su carrera, destaca su vinculación con los Fondos de Inversión y de Pensiones. “Mi primera toma de contacto fue a los 13 años, cuando ayudaba a mi padre a hacer la declaración de la renta, en aquellas enormes sábanas de papel autocopiativo. ¡Quién me iba a decir entonces que mi vida profesional iba a girar en torno a ellos!. Los he vendido (Bankia), los he auditado (Deloitte), he participado en su gestión (Morgan Stanley) y los he supervisado (CNMV). Ahora trabajo en la Asociación que los representa. Así que ya sabes en qué productos invierto mis ahorros…”.

Ahora lleva 14 años en Inverco, donde empezó en la asesoría jurídica, cuando era presidente Mariano Rabadán, de quien habla con mucho cariño. Los últimos 4 años ha asumido la dirección general, bajo la presidencia de Ángel Martínez-Aldama. “Creo que hacemos un buen equipo. Me gusta mucho trabajar con él, porque aunque las jornadas son intensas y en ocasiones bastante estresantes, nos entendemos bien y eso facilita todo. Ángel tiene una inmensa capacidad de trabajo, una gran convicción en lo que hace y mucho sentido del humor. Es una buena combinación”. Hemos hecho todo juntos, desde remodelar las instalaciones hasta organizar la forma en la que nos comunicamos con los asociados, los proyectos en los que entramos. Cosas que no son del negocio propiamente pero que son importantes, como es la parte de educación financiera”, detalla la directiva.

Y en este tiempo Inverco se ha transformado mucho: “desde sus instalaciones, pasando por el equipo, con 13 personas trabajando por el crecimiento de la inversión colectiva en España y para dar servicio a nuestros asociados, tanto en la parte jurídica y de asesoramiento como en la de estudios. También la forma de comunicarnos con los asociados ha sido una prioridad, así como otros proyectos, que no son exclusivos del negocio pero que son importantes, como la educación financiera o las finanzas sostenibles, dos cuestiones con las que la inversión colectiva está volcada y, lógicamente, su Asociación también”, detalla.

LAS PENSIONES, UN COMPROMISO ESPECIAL

La agenda de Elisa Ricón tiene muchos puntos, pero hay uno en concreto con el que se siente especialmente comprometida: “el tema de las pensiones, porque el desequilibrio entre ingresos y gastos de la Seguridad Social cada vez es mayor, la capacidad de maniobra es limitad con un 100% de deuda sobre PIB y las reformas necesarias, por unos motivos u otros, no llegan. Si no lo arreglamos con la toma de decisiones se va a arreglar solo por la vía del ajuste y me parece imprescindible dar a las personas la oportunidad de conocer un poco mejor qué es la pensión pública, cómo se ha generado, por qué el debate está todos los días encima de la mesa y qué podemos hacer para mejorar las cosas a largo plazo”, matiza. Además, añade, “cuando las cosas se llevan por la vía electoral, todo el mundo evita el problema, es más alegre hablar de cosas mejores, como subir los salarios, reducir el paro o fomentar la natalidad,… pero cuando ves los datos del Banco de España, que incluso en el mejor escenario demográfico de ocupación e incremento de productividad, solo se resuelve el 60% del problema, la realidad es que te queda el otro 40% que son muchos miles de millones al año”.

Le preguntamos por las posibles soluciones: “Aquí no hay izquierdas ni derechas. La Constitución ya habla de un sistema complementario. Complementar no quiere decir sustituir. Estamos hablando de que tenemos un sistema que estaba basado en que antes vivíamos X años, y ahora vivimos más. Aunque te jubiles a los 67 te das cuenta de que todo lo que has cotizado te da para una pensión de 12 años, pero no vivimos 12, sino que la esperanza de vida es de 89 años para las mujeres y 85 para los hombres”. Esta es la realidad, detalla Ricón, hay un gap ¿cómo se ha ido pagando para los pensionistas actuales? “Pues con los que están trabajando porque la situación económica era buena y el balance entre cotizantes y pensionistas favorable; sin embargo, la realidad demográfica ha cambiado y el diseño de las pensiones no se ha adaptado. Ojalá el empleo vaya fenomenal y los salarios suban, pero aún en ese escenario, hay que hacer reformas y explicarlas a la población, porque hace falta que la gente co-nozca esto”.

Lo que sí deja claro es que “nosotros no proponemos soluciones al sistema público, esto le corresponde al Pacto de Toledo. Lo que pedimos es que se adopten medidas, se explique cómo está el sistema, se mande a cada persona una carta con su pensión estimada, y a partir de ahí que cada uno tome sus decisiones con tiempo. Esta parte de las pensiones me compromete mucho”, reafirma.

PENSIONES “NO VENDE”

“Me parece muy sano que cada uno sepa lo que ha contribuido y el derecho que eso le genera. La información siempre es positiva, y además creo que es la única forma de conseguir que las reformas que se tengan que implementar cuenten con la aceptación de todos, jubilados y cotizantes. Hay que hacer un ejercicio de responsabilidad tremendo”. Y desde la industria, ¿qué podemos hacer? “En planes de pensiones tenemos el 9,5% de PIB y la media de la OCDE está en el entorno del 40%. Otra particularidad de nuestro país es que tenemos casi todo en sistema individual y muy poco en empleo. Todos  podemos contratar el ahorro privado, pero no el que se genera en el marco de las empresas, que es más automático.

"Elisa

Estamos dejando el ahorro para la jubilación a la decisión voluntaria e individual, y se nos olvida o no tenemos conocimiento. Las entidades tenemos que hacer esa labor de difusión. Las redes de distribución son las que pueden transmitir esa cultura financiera a la población porque

son las que tiene el contacto con las personas. Esa labor didáctica es muy importante”. Este problema de las pensiones no es exclusivo de España: “Es como el de otros países, pero con más longevidad y sin las reformas necesarias”.En otros países han desarrollado un sistema de trabajo potente, donde hay planes de pensiones de empresa, y ahí generalizas el ahorro, porque lo asocias al trabajo. Nosotros no hemos hecho nada de eso”.

En otros países han desarrollado un sistema de trabajo potente, donde además de ahorro individual, hay planes de pensiones de empresa. Si hay que mirar a otros países, Elisa Ricón cita como mejor ejemplo a Reino Unido: “A nosotros nos gusta mucho su modelo ya que el sistema es voluntario, en el sentido de que es obligatorio que tú ofrezcas un sistema de pensiones a tus trabajadores, que quedan automáticamente

incorporados al mismo, pero siempre con el derecho a levantar la mano y decidir salirse. La financiación llega una parte por la empresa, otra por el trabajador y luego hay un tratamiento fiscal favorable del Estado. Así generalizas el ahorro, porque lo asocias al trabajo. Y los datos muestran que, a pesar de existir la posibilidad de abandonar el Plan de pensiones, la tasa de baja no llega al 9%, y entre los jóvenes es incluso inferior”.

LA MUJER, LA MÁS PERJUDICADA

Hay un colectivo aún más perjudicado: las pensiones de jubilación de las mujeres son un 40% más bajas como consecuencia de salarios inferiores y carreras de cotización menos estables. “Lo tenemos peor por tres cosas, porque nuestras carreras de cotización son más discontinuas y con salarios más bajos, porque vivimos más y por la cultura financiera de las mujeres, ya que hay una brecha entre hombres y mujeres; no sé por qué pero así lo demuestra la encuesta de competencias financieras del Banco de España y la CNMV”.

Ante esta falta de interés por las finanzas, Ricón añade: “esto tiene que cambiar, incluso si se mira desde un punto de vista puramente comercial”. Y es que, añade, “incorporar a las mujeres a la toma de decisiones en las entidades, supone incluir una visión femenina en qué, cómo y a quién se dirige la oferta comercial, y por tanto aproximar a la entidad a un mercado potencial que ahora está menos desarrollado”.