Inicio | Noticias | Brunch con Benedetta Cossarini, directora general de AIG Iberia
Brunch con Benedetta Cossarini, directora general de AIG Iberia
Noticia, 

Brunch con Benedetta Cossarini, directora general de AIG Iberia

Descubre

 

Tomarnos un café a través de la pantalla nunca fue más cercano. Quizás haya influido que el estreno de este primer Brunch virtual haya sido con Benedetta Cossarini, directora general de AIG Iberia, y parte de la familia #RedEWI desde sus inicios. Impulsora de la Diversidad en todos los aspectos, revela que, para gestionar esta crisis sanitaria, se debe partir de dos principios: Solidaridad y Responsabilidad. “Es el momento de enfocarnos en las personas”, afirma. Sin duda, un claro ejemplo de por qué ahora más que nunca se necesita este perfil de líder.

 

 

En AIG el teletrabajo era habitual en su día a día, por eso estaban “muy preparados” para afrontar el confinamiento debido al Covid-19. “Era algo totalmente voluntario, pero ahora nos ha ayudado a estar completamente operativos y comunicándonos con los clientes a través de todos los soportes sin problemas. Puedo decir que no hemos notado ninguna interrupción en nuestra actividad”. Además, explica Cossarini, la compañía contaba con un Plan de Continuidad que se revisaba regularmente; “siendo sincera -añade- no se nos ocurría ninguna circunstancia similar en la que se tuviera que activar el Plan. Aun así, se mantenía muy vivo, por lo que se han activado sin problemas”.

 

Para la directiva este es un momento trascendental, lleno de incertidumbre para todos, pero, además, en el caso de los que lideran una compañía, sus decisiones deben basarse en dos principios: Solidaridad y Responsabilidad. “Esto es lo que tiene que imperar en las decisiones que tomemos”, afirma. “Es el momento de las personas. Todo el mundo se ha volcado en el ser humano”, matiza. En su caso re- conoce que hay dos cosas que no puedes perder para sobrellevar esta cuarentena: la ilusión y la esperanza. “Como líder hay que buscar las formas de trasmitirle esto al equipo”, asevera. “Yo lo intento. -reconoce- Ese es el papel del líder ahora, estar con la gente que más nos necesitan. También hablarles con s sinceridad y transparencia. No dar expectativas que no están en nuestro control”.

 

Revela que mantiene comunicación continua con todo el equipo, y está preocupada en especial con los padres y madres “dando libertad de horarios para organizarse en el trabajo” y con aquellos que están pasando el confinamiento solos.

 

Más lejos, pero más cerca

 

“Hagamos lo que hagamos en relación con el trabajo, hablamos de familias. La primera pregunta que hacemos es si estamos todos bien. Estamos todos mucho más preocupados por los demás. En la distancia, las relaciones están siendo más cercanas”.

 

Benedetta habla de equipo sin que le preguntemos. Quiere dejar claro que “me ha impresionado la reacción como equipo, no me ha sorprendido porque todos sabemos el equipo con el que jugamos. Pero sí estoy impresionada” por la colaboración, el positivismo y las ganas de ayudar¨ reconoce. “Han tenido la mente positiva, manteniendo el contacto en todo momento, con gran voluntad.

 

¨Como líder, estas son las cosas que enorgullecen. Te hace valorar más lo que tenemos”, subraya.

 

Tampoco olvida a clientes y mediadores: “Estamos en contacto y hemos atendido sus preocupaciones. La mayoría forma parte del tejido de las pymes. Todos estamos en el mismo barco, somos partícipes de esta situación. Creo que hay que poner algo de ilusión. De las crisis se sale fortalecido, hay que ver los elementos positivos. Son situaciones que no habíamos experimentado y qe nos ponen a prueba”.

 

 

Reordenando el futuro

 

“Hasta ahora había percibido escepticismo sobre el teletrabajo entre muchos directivos en distintos sectores, no se valoraba debidamente el teletrabajo. Incluso desde mi visión personal. Siempre he creído en el teletrabajo, con mi equipo, pero en mi caso concreto, no lo había implementado porque me gusta estar en la oficina”, explica la directiva cuando hablamos del cambio que supondrá la forma de trabajar en el futuro. Benedetta nos revela que tiene una agenda “con las cosas que voy aprendiendo con esta situación, cosas positivas que no debemos olvidar. Y lo primero que yo apunté es hacer teletrabajo; he comprobado que tiene una parte muy positiva”.

 

No obstante, ante el futuro impredecible, reconoce que “nadie tiene la respuesta de cuándo vamos a poder recuperar la normalidad. Esto ha afectado a nuestra racionalidad. Hemos tenido que adaptarnos a esta situación y a la famosa revolución digital. En tiempo récord estamos inmersos en el progreso digital”. Aunque afrontamos un cambio drástico de nuestras costumbres, remarca, “espero que no todo se reduzca a lo digital. Nunca se debe perder el trato personal”.

 

Al final, todo es cultural, apostilla. “Aunque se instaure el teletrabajo, por nuestra propia cultura, que nos gusta vernos y tener un trabajo presencial, en el futuro habrá que hacer un mix de ambos mundos. Hay cosas que se pierden en la distancia, como es la sensación de equipo”. Junto a esto, cuando hablamos de confianza en el trabajador, sentencia: “Los gestores deben entender que si oponen al teletrabajo por falta de confianza es un problema que tienes en tu equipo”.

 

La solidaridad del seguro

 

Para la directiva la reacción del seguro frente al Covid-19 ha sido fantástica: “Creo que no debemos olvidar lo que ya dicen todos los analistas, el seguro vuelve a ser uno de los sectores más estables, pero con todo lo que nos espera tras esta crisis, seguirá siendo un sector muy estable”.
Por otro lado, sobre cómo afectará la crisis, afirma que “es pronto para hacer una estimación. Tenemos además la buena inercia del primer trimestre. El impacto en negocio se verá realmente en el segundo trimestre. A nivel de siniestralidad también es pronto. Quizás en nuestro caso lo que más nos preocupa son las reclamacio¬nes derivadas del incremento de insolvencias”, aventura.

 

No obstante, prefiere mirar las oportunidades: “Seguro que aparecen nuevas coberturas y servicios que podemos ofrecer para ayudar a nuestros asegurados a afrontar el futuro de una forma más segura”.

 

 

Being You: sé diverso

 

Benedetta no llegó a este sector por vocación sino por “pura casualidad”, recuerda. Su baza en aquellos años de búsqueda de trabajo fueron los idiomas: “Estábamos en plena crisis del 92 y mi padre me sugirió que valorase lo que tenía distintito del resto. Hablar tres idiomas fue mi gran ventaja”, recuerda. Tras su periodo de beca en Generali, todo fue rodado, eso sí, “trabajando duro”. “Desde que comencé liderando el Departamento de Líneas Financieras en AIG he ido aprendiendo y desarrollando mi carrera. El esfuerzo es la clave”.

 

La directiva reconoce que no ha notado ninguna barrera por ser mujer. “Quizás he sido una privilegiada”. “Como profesional es fundamental tener curiosidad e interés por hacer cosas nuevas. Te debes marcar tu camino y lo que quieres, teniendo claro que hay que hacer sacrificios; nadie te regala nada”.

 

Para Benedetta la Diversidad es fundamental en cualquier compañía y “en el sentido más amplio”. “Tenemos un lema ‘Being You’, sé tú mismo. Esto se basa en el respeto a la persona, no el ser mujer o hombre, es tu personalidad, tu origen, cada uno somos distintos, esa es la Diversidad que promovemos, la diversidad de opiniones, que es lo que enriquece al equipo”.

 

Con este espíritu, promovió dos grupos de Diversidad: “El equipo recogió el reto y se ha involucrado mucho. Uno es enfocado a Mujeres&Aliados: con el fin de desarrollar el talento femenino, pero en el que invitamos tanto a hombres como mujeres, compartir experiencias, programas culturares, etc.” “El otro es un programa de integraciones de distintas generaciones -detalla- es un grupo que todos podemos aportar y esa mezcla de jóvenes y senior es realmente enriquecedora”.

 

Mirando a nivel global, explica, “hay muchas iniciativas, el mayor ejemplo es nuestro CEO, Brian Duperreault, que ya ha pasado de los 70 y está llevando a cabo la mayor transformación de la compañía”.

 

Todo es posible

 

Entre los consejos que ofrece para aquellas mujeres que quieran ser directivas, revela que lo principal es “levantar la mano, pedir ese puesto: lánzate como candidata. Hacer ver a esas mujeres que esa ruta es posible. Si crees en ello lo puedes conseguir”. Por eso, remarca, creo que el rol de “aquellas que somos directivas es demostrar que se puede. Ahora me doy cuenta de que hay muchas mujeres que no han tenido la misma suerte en encontrar su camino o buscar los apoyos adecuados. Es importante potenciar e impulsar programas como mentoring, la formación, dar visibilidad a través de referentes femeninos, pero también darle normalidad”.

 

Por eso, aboga por un talento sin género: “Es cierto que las cuotas han ayudado a que la balanza sea más igualitaria. Pero no la discriminación positiva, cualquier tipo de discriminación tiene una connotación negativa”. Por ello, el papel del hombre en esta travesía “es fundamental y sería el mejor embajador en este cambio; también de ser ese catalizador. Y si tienen hijas es una gran fuerza para ver en ellas lo necesario que es un cambio de mentalidad. No es mujeres contra hombres, sino una alianza”. Esta alianza pasa por el conocido “HeYes, la Diversidad es el valor que toda empresa debe tener”. “Aunque sea de forma in- consciente -añade- la sociedad sí valora las compañías diversas”.

 

 

Homogeneidad y eficiencia

 

En esa ruta hacia la Diversidad, el teletrabajo y la transformación en todos los aspectos, las compañías tienen numerosos proyectos. En AIG a nivel de digitalización trabajan en el proyecto AIG200, “que incluye una parte de transformación tecnológica, pero, sobre todo, en eficiencia”.
En ese camino al mañana, revela que el sector deberá trabajar para que haya “más homogeneidad; es lo que quiere el cliente. Si analizamos los productos, cada compañía es un mundo. Creo que complica nuestro trabajo y al cliente”. Por eso, en su lista de imprescindibles para lograr la transformación el seguro debe tener “un lenguaje cercano, para que se cambie su percepción, que los contratos sean más legibles y haya más transparencia”.

 

Autor: