cesce beatriz reguero (3)
Noticia, 

Brunch & Beatriz Reguero Directora de Área de la Cuenta del Estado en Cesce

BDSProtagonistasREDEWI

Buscadora de oportunidades más allá de nuestras fronteras, Beatriz Reguero sabe identificar los riesgos, transformarlos y aprovecharlos. Se nos presenta “sin disfraz” y con optimismo, de la misma forma con la que lidera el Área de la Cuenta del Estado de Cesce. Y es que reconoce que para ser un buen líder se debe ser “natural, honesto y coherente”.

Su día a día se centra en ayudar a las empresas a dar el salto internacional, “acompañarlas y guiarlas en su estrategia”. No extraña que le encante su trabajo con el foco “en medir y diagnosticar” para que al final se logren esas oportunidades. Además, está “muy ligado con la capacidad de impacto de políticas públicas en la vida de los demás”, explica. Por eso, lleva 25 años en la aseguradora, en la que afirma no aburrirse ya que “somos expertos en dar soluciones en los contextos más complicados”.

¿Qué balance puedes hacer de lo que llevamos de año frente a los actuales riesgos?

Aunque queda la mitad del año, hay dos puntos a destacar. Primero, seguiremos en un mundo en el que la geoestrategia y la geopolítica son demasiado importantes.

Son las protagonistas, desde luego, de todo el marco internacional. Esto supone no solo conflictos bélicos cerca de nosotros a los que no estábamos acostumbrados, sino también un orden internacional muy diferente.

Pasamos de un mundo multilateral a un mundo bilateral, que incrementa la incertidumbre a medio plazo, porque genera escenarios catastróficos, que teníamos descartados de nuestro entorno y que ahora cobran importancia. La segunda idea, que es mucho más positiva, es que, en este contexto tan complicado, la inflación y el crecimiento, que nos han preocupado mucho durante los dos últimos años, están yendo muy bien. La buena noticia es que las políticas monetarias restrictivas que se han llevado a cabo tanto en Europa como en Estados Unidos han dado lugar a una contención de la inflación bastante sensata.

 

¿Qué desafíos quitan el sueño a las empresas?

Hay una serie de tendencias que hay que gestionar en el medio y largo plazo y que van a impactar en el entorno en el que vamos a vivir en las próximas décadas. El primero es la demografía. Hay una falta de crecimiento demográfico mundial; solo África está creciendo en población y las pirámides de población están tomando ya una forma de tipo europeo, incluso en países en desarrollo, lo que es muy preocupante ya que cambia totalmente la forma y la distribución de la riqueza y del crecimiento.

Esto ti ene mucho impacto en los gastos sociales, por un lado y en el empleo, por otro. Por lo tanto, hablamos de problemas de crecimiento en sectores que salen más perjudicados que otros, de formación, de educación, etc.

Otro tema preocupante es la descarbonización como proceso, especialmente en la Unión Europea; estamos asistiendo a una auténtica revolución industrial, consecuencia del cambio a energías limpias. Vamos más avanzados que el resto del mundo, pero aquí la pregunta es, en qué medida el resto del mundo va a seguir a Europa o en qué medida vamos a correr nosotros solos con el coste de este proceso. La buena noticia es que, a medio y largo plazo, la estrategia podría redundar en una mejora, por supuesto, del medio ambiente y también, según vayan evolucionando las tecnologías, en una mayor competitividad europea en relación con el resto de las regiones que no hayan acometido esta transformación.

Por último, destacaría el proceso de fragmentación que estamos viviendo desde el punto de vista geopolítico. En qué medida va a seguir redundando y cómo va a ir impactando a la salud de nuestras democracias, tal y como las conocemos o cómo cambia el comportamiento y la forma de organizarse de los distintos países; quiénes van teniendo más peso y, por lo tanto, cómo dibujamos el contexto internacional. En los últimos años vivimos una fragmentación y polarización también de las sociedades con sistemas democráticos que veremos cómo termina.

750cesce beatriz reguero (13)

 

Líderes sin disfraz

¿Cómo ha ido evolucionando el sector en aspectos como liderazgo, atracción y retención del talento?

Hay un interés creciente, desde luego, en la gestión del talento y en ser capaces de adaptarnos a las necesidades que van surgiendo en el mercado desde el punto de vista de productos. En Cesce nos consideramos innovadores por definición, y creo que lo estamos poniendo en práctica desde hace años.

Desde el punto de vista de retención y gestión de talento, aunque como empresa pública tenemos limitaciones en la gestión de Recursos Humanos, hay instrumentos en los que hemos avanzado muchísimo en los últimos años, como el teletrabajo y la conciliación familiar. Somos una empresa familiarmente responsable desde hace ya mucho tiempo y nos consideramos pioneros en ese tipo de medidas, en las que creemos firmemente. Si preguntas, la mayoría llevamos mucho tiempo y no somos masoquistas, sino que hay una forma de trabajar y un sentido de pertenencia y de vinculación con Cesce muy potente. Este es el resultado de cosas que hemos hecho bien en los últimos años.

Como responsable de un equipo de personas, ¿cómo ha evolucionado la figura del líder?

Cada uno entiende el liderazgo desde el punto de vista personal; no hay otra forma. Para mí en el liderazgo son importantes tres cosas: la naturalidad, la honestidad y la coherencia. Para ser un buen líder no tienes que disfrazarte de nada. Creo que ha habido un cambio importante respecto a mis primeros años profesionales, en los que existía la idea de que, para ser un buen líder, especialmente las mujeres, lo que tenías era copiar actitudes masculinas. Era incluso la forma de vestirte, el no ser excesivamente cercano… A mí me han dicho alguna vez, “es que eres demasiado simpática, no impones…”. Veo, con mucho gusto, que ya no es así; es un liderazgo personal, que seas tú misma, capaz de transmitirlo y de hacer que los de tu alrededor brillen desde tu propia coherencia, honestidad y naturalidad. Son valores que me parecen muy interesantes en toda su amplitud.

Últimamente empiezo a encontrarme con una mirada muy interesante: la del liderazgo humanista. Yo lo entiendo como un proceso integral de formación continua, que a ti te enriquezca y, una vez que tú te has enriquecido, trasladarlo a los demás. Este proceso integra todas las Humanidades, entendidas en sentido amplio. Me parece cada vez más importante que las personas que pretendan ser líderes o actuar como tales incorporen en su agenda otro tipo de disciplinas de las que obtengan visiones más redondas y amplias del mundo en que vivimos.

«Últimamente empiezo a encontrarme con una mirada muy interesante: la del liderazgo humanista. Yo lo entiendo como un proceso integral de formación continua, que a ti te enriquezca y una vez que tú te has enriquecido, trasladarlo a los demás. Este proceso integra todas las Humanidades, entendidas en sentido amplio»

Sesgos sin género

¿Te has sentido alguna vez discriminada a lo largo de tu carrera?

Soy una privilegiada por empezar mi carrera en el sector público, que es bastante vanguardista en este tema. Desde que aprobé la oposición nunca he sentido ninguna discriminación por ser mujer. Y en Cesce me ha pasado igual. Quiero pensar que cada vez esto ocurre con más naturalidad, que podemos definir las carreras profesionales que nosotras queremos. Creo que lo que hay que ser es también honesto con uno mismo y saber qué estás buscando y pelear por lo que quieres. Tampoco hay que esperar a que nadie te lo traiga, porque eso tampoco va a ocurrir.

Los cierto es que en Cesce tenéis buenas cifras. ¿cuáles creéis que son los sesgos que dificultan alcanzar la igualdad?

En el Comité Ejecutivo estamos casi al 50%; somos 9 personas: cuatro mujeres y cinco hombres. En el Comité de Dirección, que es más amplio e incluye directores, estamos al 43% de mujeres y al 57% de hombres. En la plantilla entera, la proporción es 60% de mujeres y 40% de hombres; siempre ha habido más representación femenina.

¿Qué sesgos hay? Hay varios tipos de sesgo y mucha literatura sobre el tema. Aquí la cuestión ya no es tanto definirlos, sino cómo podemos combatirlos entre todos, como sociedad. En este sentido, pienso que toda lucha por erradicarlos comienza en casa y desde la educación.

¿Algún consejo que le quieras dar a una directiva o a alguna mujer que quiera postularse?

No soy muy de dar consejos; me gusta más hacer terapia (risas). Pero creo que sí les diría tres cosas. Primero, hay que reaccionar a tus propios instintos, seguirlos en tus decisiones. Segundo, hay que atreverse, que no es fácil. Hay que ser valiente para tomar las decisiones que tú creas que son necesarias para tu objetivo vital. Tener claro qué es lo que quieres, cómo quieres estructurar tu vida profesional y personal. Atreverte a avanzar en esa línea.

Y, en tercer lugar, seguridad en tus propias capacidades. Creo que aquí tenemos un sesgo muy femenino, de creer que no vamos a ser capaces. Hay que tener seguridad en una misma y creer en ti, en que vas a ser capaz de gestionar lo que toque.

 

Lee la entrevista completa en Actualidad Aseguradora Digital.

¿Te resulta interesante? Compártela: