Inicio | Noticias | “Aunque nuestras claves sean nuevas tienen el mismo valor que las antiguas, pues nosotros somos el futuro”
“Aunque nuestras claves sean nuevas tienen el mismo valor que las antiguas, pues nosotros somos el futuro”
Noticia, 
1ª Convención de Emprendimiento en la Profesión de Corredor de Seguros

“Aunque nuestras claves sean nuevas tienen el mismo valor que las antiguas, pues nosotros somos el futuro”

Mediación

“Ha comenzado una nueva era en la profesión de corredor de seguros; algo está cambiando y prueba de ello somos nosotros”. Este mensaje resume el espíritu de NEWCORRED y de la 1ª Convención de Emprendimiento en la Profesión de Corredor de Seguros que, organizada por la asociación, se celebró ayer en Madrid.

Ser emprendedores, con independencia de la edad, es la característica común de todos los integrantes de esta asociación. Uno de estos emprendedores, la corredora de seguros Laura Agudo, presentó el acto e hizo de ‘hilo conductor’ del mimo. Ella se definió como “joven, mujer, licenciada en ciencias de la información y emprendedora”. Durante años trabajó en marketing, experiencia que la dejó un aprendizaje: “Todo se compra y se vende, todo”. Las circunstancias contribuyeron a que un día comenzará a trabajar como corredora, cambio para el que ha contado con el apoyo de su padre al que ha acompañado de “tesón y esfuerzo”. Esta es una de las historias que hay detrás de los 135 socios de NEWCORRED. Emprendedores que agradecen y reclaman el apoyo de las compañías para poder seguir avanzando en un entorno tremendamente competitivo. 

Ella, en nombre del resto de sus compañeros, explicó qué significa para ellos ser emprendedores en el ámbito del corretaje de seguros: “Luchar en el día a día para abrirse camino; hacer valer nuestra independencia; incrementar la diversidad de ofertas que podemos poner a disposición de nuestros clientes; y defender que, aunque nuestras claves sean nuevas, tienen el mismo valor que las antiguas, pues nosotros somos el futuro”.  

Con estos emprendedores llega un cambio que no será efímero y que, poco a poco, irá calando en el sector. Su perfil es distinto al tradicional: su edad media general es de 39 años, un 64% tiene estudios universitarios y todos se sienten empresarios, según explicó el presidente de la asociación Jorge Campos.

Un servicio integral

La convención se dividió en cuatro bloques. En el primero, los protagonistas fueron los nuevos corredores que tuvieron la oportunidad de contar cuáles son las dificultades y necesidades que encuentran en el ejercicio de su profesión, por qué han elegido ser corredores como segunda actividad y qué les ha llevado cambiar de figura, pasando de ser agentes a convertirse en corredores.  Uno de los objetivos que todos ellos persiguen es crecer paulatinamente para lograr carteras estables; son conscientes de que no es fácil, pues cada día viven las dificultades que supone empezar de nuevo, ser nuevo, pero siguen intentándolo porque son conscientes de que lo importante es que les conozcan y generar fiabilidad y confianza en el cliente. Tienen ilusión, pero no son utópicos, por eso subrayan que para conseguir sus objetivos necesitan el apoyo de las compañías.

No tener volumen supone un obstáculo, ya que los planes de negocio de las aseguradoras se basan en números, por eso piden que se reflexione sobre la posibilidad de establecer dos planes diferentes, uno para los corredores con una antigüedad determinada, y otro para los emprendedores. Además, tanto los que han elegido ser corredor como segunda opción profesional, como aquellos que han dejado de ser agentes, han elegido este camino profesional para poder atender mejor a los clientes ofreciéndoles un servicio integral. 

Entre los que han elegido el cambio de figura hay dos experiencias: los que han tenido que partir de cero porque la aseguradora no ha entendido su nueva opción y los que han podido mantener su cartera de clientes y en consecuencia su estatus económico. Con independencia de cuál haya sido su caso, estos nuevos corredores piden que las compañías entiendan que después de pasar años difundiendo la marca no van a traicionarles, dicho de otra forma, “ser agente es una forma de enfocar el negocio, pero llega un momento en el que hay cambiar para seguir manteniendo al cliente” y es esto lo que les gustaría que entendiesen las aseguradoras.

Apoyarse en las nuevas tecnologías

El segundo bloque de la jornada permitió conocer la opinión que, sobre los emprendedores, tiene las compañías que apoyan a los miembros de NEWCORRED. Todas apuestan por “estos valientes que emprenden en el apasionante mundo de la Mediación” y estiman que la especialización en una forma de lograr avanzar empresarialmente; esto sí, apoyándose en las nuevas tecnologías. No faltó una llamada de atención sobre el peligro que para ellos puede suponer la desintermediación que puede llegar desde fuera de la industria aseguradora; para enfrentarse a esto, se dijo, hay que ser bueno en todo. Otro punto que las compañías consideran importante para los emprendedores es que no tengan cargas de trabajo, porque esto les impediría ser ágiles. También se abogó por no renunciar a la posibilidad de establecer colaboración entre corredores, de la misma forma que lo hacen las aseguradoras.           

En el tercer bloque se explicó qué es, cómo funciona y cuáles son los objetivos de NEWCORRED. Su proyección para 2018 es pasar de los 135 asociados a 165 y llegar a 2021 con 350. En este sentido, se recordó que comenzaron su trayectoria en 2016 con 30 miembros. El volumen de negocio total se sitúa en 16,35 millones de euros.

Levantarse y seguir

El cuarto bloque comenzó con la intervención del corredor Emilio Fernández, una persona que, además de corredor de seguros es el primer copiloto de rally invidente del mundo. Contó su historia de superación y como el haberse quedado ciego a los 26 años no le afectó para trabajar y ha acabado siendo corredor tras haber pasado por otras actividades aseguradoras, como por ejemplo la de inspector. “No importa caerse –dijo- lo realmente importante cuando se tropieza en la vida es ser capaz de levantarse y seguir”.

También se entregaron los ‘Premios al Mérito Emprendedor Newcorred 2018’. Uno fuer para Kike Sarasola, fundador de Room Mate Hoteles; el otro para José Mª Galilea, presidente de GRUPO GALILEA. 

Sarasola resaltó la importancia de que tiene, antes de dar el paso para ser empresario, saber qué es lo que se quiere como cliente y no se tiene. Este fue el origen de su negocio y subrayó que “la mejor forma de conquistar el futuro es crearlo”, pero lo importante es su actividad empresarial es que él no sabe de todo, “pero rodeo de los mejores en aquello que no soy bueno”.

El cliente cambia indemnización por servicio

Galilea se basó en su experiencia para recordar a los presentes que un empresario no siempre acierta en sus decisiones y remarcó que equivocarse no es malo el error es desanimarse y no volver a intentarlo. “Los errores sirven para aprender, hay que dudar de los empresarios que nunca dudan”, afirmó. En su opinión, la suerte es “el punto en el que se encuentran la constancia y la habilidad” y aconsejó tener siempre en cuenta que “es más importante conocer a gente (know who) que conocer cómo (know how)”, pues en su opinión “todo en la vida es negociable y negociar es conseguir que el contrario se salga con la tuya”.

Sobre el mercado dijo que “los emprendedores estáis en un momento ideal porque el cambio está llevando a una apertura que antes no existía; los clientes antes querían indemnización y ahora demandan servicio, pero hay que tener cuidado, pues ante esta nueva realidad las compañías intentan fidelizar directamente con su marca al cliente, prescindiendo del corredor; ya no se vive de conocidos y amistades, la forma de trabajar ha cambiado”.

Finalizó su alocución abogando por seguir trabajando en “convencer al cliente de que tener un seguro no es lo mismo que estar asegurado; si el seguro no se corresponde con lo que se necesita asegurar, no hay seguro”, concluyó.

¿Te resulta interesante? Compártela: