Inicio | Noticias | Alquiler: su auge como solución del sector inmobiliario frente a la crisis. Seguros de alquiler como garantía
Eduardo Cortés, director Desarrollo de Negocio de ALQUILAPLUS
Noticia, 
Tribuna

Alquiler: su auge como solución del sector inmobiliario frente a la crisis. Seguros de alquiler como garantía

BDSEmpresasMercado

Eduardo Cortés, director Desarrollo de Negocio de ALQUILAPLUS

El sector inmobiliario es optimista. No solo parte de una situación más sólida y saneada que la de la anterior crisis de 2008, sino que se presenta como uno los sectores más firmes para la reactivación de la economía del país. No significa que vaya a salir indemne, ya que hay tres factores de los que depende directamente como son el empleo, la capacidad adquisitiva y la confianza, los cuales se han visto afectados, suponiendo la caída en ventas de vivienda en abril del 70%.

El impacto es desigual en cada segmento, contrastando claramente las caídas en el campo de la hostelería y el ocio frente al impulso del alquiler residencial. Hay muchos modelos de negocio y cada uno de ellos afectan a una cadena de grupos de trabajo, en los que participan notarios, registradores, asesorías, constructoras, arquitectos, en definitiva, muchos profesionales y servicios, por lo que la recuperación del sector es importantísima para la economía española.

Las viviendas de segunda mano o segundas residencias van a recortar sus precios. La venta de viviendas de primera mano, al estar vendidas en su mayoría, se va a ver menos perjudicada. Los expertos confían en que se apliquen programas de ayuda e incentivos fiscales, así como la simplificación de trámites urbanísticos para agilizar la oferta. El papel de la banca también es fundamental en la financiación de proyectos residenciales. Si bien, los más optimistas no ven recuperación hasta fin de año, estipulando que se vuelva a los niveles de 2019 a mediados de 2021.

Los inversores seguirán apostando por España, siempre y cuando se tomen medidas económicas positivas, reduciendo sobre todo la incertidumbre generada. Apostar por las ventajas de nuestro país frente a otros es prioritario. La visión de la vivienda como un valor refugio no se ha perdido.

El parón ha supuesto un descenso radical en el nivel de ingreso de todas las empresas inmobiliarias, afectando fundamentalmente a aquellas con activos inmobiliarios destinados al sector hotelero. Sin embargo, se barajan estos activos inmobiliarios como la alternativa preferente de inversión de los fondos.

El sector de la compra o alquiler de oficinas va a verse perjudicado al apostar las empresas por el trabajo mixto o teletrabajo. Actualmente, la evolución del teletrabajo se denomina smart working, donde la movilidad y flexibilidad horaria, el trabajo por equipos y el uso de las nuevas tecnologías son los tres pilares básicos. Las empresas van a tener que adaptarse y transformar sus espacios, para garantizar la seguridad de los trabajadores lo que va a suponer la búsqueda de los espacios mínimos necesarios, en contraposición a la sobredensificación.

Sin embargo, esta modalidad no ofrece a todos los sectores los mismos beneficios ni productividad, por lo que se prevé que se restablezca en un corto plazo, conforme existan avances sanitarios, ya que el espacio de trabajo y la experiencia de compartir oficinas vitales en el mundo laboral.

El teletrabajo o smart working, unido a la movilidad geográfica, van a aumentar la búsqueda de segundas residencias con servicios de los que durante el confinamiento hemos carecido, como grandes espacios y lugar de trabajo adecuado, aumentando la demanda de viviendas en lugares menos céntricos.

El aumento del comercio online va a repercutir en los locales comerciales, llevando a muchos de ellos a su cierre. El Ecommerce ha tenido un fuerte impulso en los últimos meses, impulsando al sector logístico. Sin embargo, las encuestas son positivas y reflejan que la sociedad extraña la experiencia de compra, por lo que, aunque lentamente, se llegará a un equilibrio. El inmobiliario comercial confía en el inicio de la recuperación a partir de septiembre, convirtiéndose en algo fundamental para el cliente. Si la caída ha sido rápida la recuperación también lo será.

El sector del alquiler de vivienda va a ser uno de los menos perjudicados, al no disminuir la demanda. La vivienda es un bien de primera necesidad; se ha marcado una tendencia en la búsqueda de éstas, como la demanda de pisos con terrazas, pero la oferta de este tipo de viviendas en ciudades como Madrid y Barcelona es limitada. La pérdida de capacidad adquisitiva y la incertidumbre va a paralizar las compras, optando muchas personas por el alquiler como primera opción.

El sector inmobiliario va a ser un referente en la creación de empleo. Hemos modificado nuestros hábitos tras la pandemia. De cada crisis puede surgir una oportunidad, y ésta va a servir para la digitalización y la industrialización de todo el sector inmobiliario. La posibilidad de hacer visitas virtuales es una realidad, evitando el contacto social, algo prioritario para muchos. La ágil implantación de medidas digitales e innovadoras van a influir directamente en la recuperación. Una tendencia que venía abriéndose paso y que, con la llegada del COVID-19 se ha acelerado radicalmente. Medidas dirigidas a ayudar al cliente en todo el proceso, haciendo posible el trámite del alquiler online añadiendo garantías.

Herramientas como la implantación del seguro de alquiler se ha extendido de manera generalizada entre profesionales y particulares.

La intención de pago no lo puede medir ni valorar ningún estudio de solvencia, por lo que el tomar medidas es cada vez algo indispensable para un propietario.

Los seguros de alquiler se han convertido actualmente en un requisito fundamental para muchos propietarios ante el incremento de impagos por parte de inquilinos y como medida para aquellos que quieren poner su vivienda en alquiler, pero están indecisos por el temor a los posibles desperfectos que se puedan ocasionar. Cada vez son más los que demandan este producto como garantía real contra un impago de rentas.

Por otro lado, es importante corroborar si una empresa puede asegurar las rentas que promete. Lo podemos cerciorar comprobando que esté inscrita en el Registro de Aseguradoras de la DGSFP. Las únicas garantías que pueden cubrir el impago de la renta del alquiler con absoluta solvencia son los seguros de Impago creados por las compañías de seguros, como la aseguradora ARAG, registradas y comercializados directamente por ellas, a través de corredores, agentes exclusivos (Alquila Plus+) o colaboradores externos. Dichas aseguradoras están sometidas a Solvencia II, que acredita fondos suficientes para operar y pagar indemnizaciones.

La principal cobertura de este tipo de seguro es compensar económicamente al propietario frente al impago de las rentas, adelantándolas hasta hacerse efectivo el desahucio y pueda volver a alquilar. Para ello no existe plazo de carencia, estando garantizado el propietario desde el inicio del contrato.

El seguro suele ser contratado por propietarios, pero también lo pueden contratar inquilinos que se vean obligados a compartir piso como protección frente al incumplimiento del contrato.

Para ayudar en este punto el profesional inmobiliario es una pieza clave. Asesora y ayuda dejando por escrito todos los términos del contrato de arrendamiento, para evitar disputas sobre puntos acordados y asegurar los derechos del arrendador a recuperar su vivienda gracias al seguro de impago de alquiler de Alquila Plus. Ofrecer este seguro con la garantía de la aseguradora ARAG, multiplica su labor de captación dando un valor añadido a su portfolio de productos, sumando las grandes ventajas y opciones que tiene al ofrecerlo.

La presencia de este producto es un hecho. En los últimos años han ido aumentando su presencia en los alquileres realizados, lo que confirma la valoración positiva que de ellos hacen los propietarios y la confianza que depositan al querer alquilar contratando este producto.

¿Te resulta interesante? Compártela: