Tal vez no estés familiarizado con el concepto, por vamos a explicarlo. Un fraude en un seguro se produce cuando el asegurado (o el beneficiario en la póliza) engañan a la compañía aseguradora comunicándole la ocurrencia de un siniestro, con la encubierta intención de obtener un beneficio económico de ello.