En Europa hemos iniciado el camino hacia cero emisiones y cero víctimas de accidentes de tráfico. Los fabricantes de automóviles están invirtiendo significativamente en tecnología. Esto generará beneficios tanto a la industria automovilística como a las compañías aseguradoras y los consumidores.