Investigar el fraude es rentable para las aseguradoras. Por cada euro invertido en su detección las entidades han logrado un ahorro de 48,10 euros.