Las aseguradoras del mercado español mejoraron sensiblemente la gestión de su negocio en 2018. El resultado técnico creció en casi 1,8 millardos de euros, un 66,85% mejor que el año precedente.