Muchos usuarios de seguros, que contratan y pagan religiosamente las cuotas de las pólizas con las que pueden circular protegidos y de manera legal por las carreteras, no saben por dónde empezar cuando ocurre un percance que les obliga a tirar de los servicios que tienen contratados.